Pasar al contenido principal
Ricardo Weder, de Jüsto: "Usamos la data para entender las necesidades de los usuarios y personalizar sus experiencias”
Lunes, Octubre 5, 2020 - 12:04

Para el fundador del primer supermercado online en México, las startups de venta de groceries y última milla tienen grandes oportunidades de escalar y concitan mucho interés para los fondos de capital de riesgo internacionales que están descubriendo el potencial del emprendedurismo latinoamericano.

Tras ser el CEO global de Cabify, Ricardo Weder decidió emprender y crear Jüsto, el primer supermercado 100% online en México. A pesar de que en el mercado mexicano el canal de e-commerce de los supermercados estaba bien encaminado, el emprendedor identificó espacios para que, a través de la tecnología, dar un trato más equitativo a los proveedores, y a la vez, una experiencia más personalizada a los usuarios.

En julio pasado la plataforma levantó US$ 12 millones –ayudado por la pandemia como acelerador- y se prepara su expansión a Colombia, Chile y Perú. Recientemente, Ricardo Weder, CEO y creador de Jüsto participó en el 2° Foro de Innovación y Digital, organizado por la multilatina peruana Alicorp y conversó con AméricaEconomía sobre su rápido crecimiento y los planes que esta startup tiene en la mira.

- Hace más de un año nació Jüsto y la propuesta era lanzar un modelo más equitativo tanto para productores y proveedores, como consumidores. ¿Qué es lo que no estaba funcionando en el e-commerce de los supermercados?

- Jüsto nace con la misión de ser el supermercado favorito de América Latina en menos de diez años. La visión es transformar la industria de consumo a través de la tecnología y prácticas más justas. A pesar de que la tecnología ha ayudado a los supermercados a hacer mucho más eficientes sus procesos y a conocer mejor a los usuarios, existen aún muchas oportunidades. Es una industria con volúmenes muy grandes, márgenes bajos, altos activos fijos y el modelo operativo per sé de los mercados no ha cambiado durante décadas. Hay espacios para utilizar la tecnología y generar mayor valor para los usuarios, pero también para todos los involucrados en el proceso. De hecho, parte importante de lo que buscamos y los problemas que se pueden arreglar es, por ejemplo, la merma en los frescos en toda la cadena de distribución que llega a ser hasta de 65%, y así un sinfín de números. Jüsto nace con la idea de ser el primer supermercado 100% online en México y un pionero en América Latina. Empezamos hace poco más de un año y hemos tenido mucho apoyo por parte de inversionistas latinoamericanos, pero también de Silicon Valley y europeos. Estamos creciendo fuertemente, más de 30% mes a mes. Operamos a través de micro fulfillment centers con tecnología propia para estar cerca de los usuarios y suministrarles los productos principales de un autoservicio. Tenemos unos 5.000 SKU en las categorías que son el centro del autoservicio, como frutas, verduras, proteínas, cuidado del hogar, cuidado personal, abarrotes, etcétera.

- ¿Quiénes son sus proveedores? ¿Empresas grandes de consumo masivo o pequeños productores que no tenían acceso al retail moderno o supermercados?

- Parte de hacer este comercio justo es ofrecer alternativas de calidad a nuestros usuarios. Trabajamos con todas las grandes marcas de Bimbo, Coca-Cola, Unilever, Nestlé en México, pero también tenemos una tercera parte o cuarta parte de nuestros productos viene directamente de pequeños productores o algunas pymes que normalmente no le venden a autoservicios por situaciones comerciales que estos les imponen.

- El COVID-19 ha acelerado el e-commerce en América Latina, sobre todo para los supermercados. ¿Qué impacto ha tenido esto en Jüsto?

- Sin duda alguna la pandemia ha acelerado fuertemente la adopción de las diversas verticales del e-commerce. Tenemos millones de personas que por primera vez hacen las compras en línea. La penetración de supermercados en línea antes del COVID en los países latinoamericanos era menos del 1%, cuando en China estaba en un 20%. No obstante, en el otro lado de la cadena ha aumentado mucho los términos de competencia. Los actores que ya estaban adentro en México, por ejemplo, que es un país que está bien desarrollado el supermercado en línea, todos los players, duplicaron o triplicaron sus apuestas y los que no estaban, están entrando fuerte. Esto va a forzar a que todos los competidores nos esforcemos en incrementar nuestra propuesta de valor en beneficio de los usuarios. No solo es el tema del tamaño en que se incrementa la industria, sino que empezamos a ver la aceleración en ciertos hábitos de consumo, evidentemente no solo en el comercio electrónico, sino en todas otras como la educación. Va a ser muy interesante ver cómo desde el e-commerce, en nuestro caso desde Jüsto, podemos utilizar toda la información y la data para generar un mejor entendimiento de las necesidades de nuestros usuarios y personalizar sus experiencias.

Jüsto busca diferenciarse con la calidad de los productos frescos, que es la gran barrera de los usuarios para adquirlos vía online. 

- Esta pandemia ha hecho que los supermercados pongan mucho foco en la venta digital, pero también ha puesto mucha presión en el tema logístico, sobre todo en la última milla. ¿Cómo funciona esta parte de la cadena en Jüsto? ¿Cuál es su promedio de entrega?

- Somos un pure player y propietarios de los centros de distribución que llamamos micro fulfillment centers. Somos dueños del inventario, compramos directamente a los CPG (fabricantes de bienes de consumo masivo) o a farmers y contamos con nuestra propia distribución. Al controlar todos los procesos de la cadena podemos ofrecer mayores beneficios en costo y servicio a nuestros usuarios. En el caso de Jüsto, nuestros usuarios pueden programar sus pedidos ya sea para el mismo día o para el siguiente y hasta para los próximos 30 días. Lo pueden hacer con anticipación, ya que buscamos tener una propuesta muy competitiva en términos de precio, pero también de conveniencia, experiencia y calidad sobre todo en la parte de productos frescos, que es la mayor limitante en la compra en línea, esa falta de confianza en el usuario en la calidad y selección de los frescos y es en el punto donde Jüsto busca diferenciarse.

- En julio levantaron US$ 12 millones en una nueva ronda de inversion. ¿En qué invertirán este capital? ¿Quiénes han sido los inversionistas?

- En este poco más de un año de operación hemos levantado US$ 27 millones. Tenemos una mezcla de inversionistas y fondos latinos como Mountain Nazca en México. Contamos con la participación de algunos CPG como Femsa y Bimbo, pero también con fondos como Foundation Capital, uno bastante grande de Silicon Valley y Sweet Capital, que son los founders de Candy Crush. Tenemos la inversión de Elevar Equity que es un fondo que solo invierte en proyectos de impacto en India y en Latinoamérica, entre otros inversionistas. Hemos tenido muy buen acceso al capital y con la experiencia que he tenido en el sector, me dio mucho gusto ver cómo fondos muy grandes que no han invertido en México y en la región en general, están empezando a ver el gran potencial que tenemos como América Latina de hacer las cosas diferente y eso también permite a los emprendedores tener más alternativas de inversionistas, más sofisticados y ampliar el impacto que tienen a través del acceso al capital, que sin duda alguna ha sido una gran limitante para el desarrollo del emprendimiento en Latinoamérica.

- Anunciaron la intención de llegar a Colombia, Perú y Chile. ¿Cómo va ese proceso de expansión?

- Vamos a estar enfocándonos en la expansión internacional. Colombia es uno de los mercados que estaremos abriendo próximamente, estamos analizando a cuáles otros mercados vamos a ir. Países como Colombia, Perú, Chile y Brasil hacen totalmente sentido al modelo de negocio de Jüsto y el potencial en cada uno de ellos es enorme. Somos una empresa mexicana, pero todo el equipo ejecutivo proviene de diversos países de Latinoamérica. Tenemos mucha diversidad y nos entendemos como una empresa latinoamericana. Buscaremos asociarnos con los mejores emprendedores de la región para cumplir nuestra misión de ser el supermercado favorito de Latinoamérica en menos de 10 años.

- ¿Ya han logrado un punto de equilibrio? ¿De dónde provienen los ingresos? ¿Los proveedores pagan un fee por estar en la plataforma? ¿Los usuarios pagan por el delivery?

- Es importante mencionar que nosotros no somos un marketplace, somos un e-commerce. No solo somos una plataforma de intermediación del producto, sino que realmente somos un supermercado, pero sin tienda abierta hacia el público. Compramos nuestros productos a los productores, asumimos el riesgo de venta de los mismos. No cobramos ninguna comisión adicional a nuestros productores, es la eficiencia operativa y la venta de los productos lo que genera un margen. Actualmente, Jüsto está subsidiando -por la pandemia- el costo de envío, pero eventualmente se cobrará un fee muy competitivo a los usuarios. Estamos avanzando bastante bien, obviamente con el nivel de crecimiento de arriba del 30% mes a mes todavía no llegamos a la rentabilidad. Estamos en fase de expansión, pero con los indicadores que estamos buscando podremos ser rentables en un periodo de 18 a 24 meses. 

- Tras la pandemia han surgido muchas plataformas de última milla, incluso los mismo supermercados han creado las suyas. ¿Cómo será la competencia en el futuro?

- Sin duda es algo bastante interesante. Podemos colaborar con plataformas como un supermercado más. Actualmente operamos dentro de Rappi, ya que somos complementarios en el servicio y los usuarios pueden entrar ahí y comprar de diversos supermercados, incluido Jüsto. Realmente no competimos con ellos, podemos complementarnos con esta propuesta de valor y el espacio en la industria es bien grande como para poder innovar más y que varios players empiecen a ver con ojos positivos las colaboraciones comerciales que tenemos con plataformas de envío de última milla.

- ¿Cuál va a ser el futuro de plataformas como Jüsto una vez que se regrese a la normalidad y se pueda ir físicamente a los supermercados?

- Creo que de todos estos cientos, miles y millones de personas que probaron por primera vez este tipo de alternativas, pues muchas verán los beneficios y se mantendrán recurrentes y los que no, al menos serán ocasionales. La suma de la industria va a ser mucho mayor que antes de la pandemia, lo cual es muy interesante y viendo la baja penetración que teníamos en los mercados latinos creo que la oportunidad sigue siendo enorme comparada con la penetración que tienen en China.

La plataforma se encarga de toda la cadena logística de la compra online.

- ¿Qué más innovación se puede hacer en este canal?

- Para revolucionar esta industria, los diferentes agentes tenemos que actuar en conjunto. Es bien interesante ver cómo los fabricantes de productos de consumo van muy a la vanguardia de toda la innovación, mientras que los canales de Latinoamérica de e-commerce son muy nuevos. Ahí vemos una gran oportunidad de cooperación de Jüsto con todos los CPG latinoamericanos, de compartir y colaborar para entender mejor el desarrollo del canal de e-commerce que, obviamente en este momento no les mueve la aguja a los grandes CPG de la región, pero eventualmente lo hará. Esta colaboración en conjunto es importante para generar un cambio e innovación en el ecosistema.

- El crecimiento de Jüsto ha sido bastante rápido, ¿Cómo evalúas el ecosistema general de América Latina para el desarrollo de plataformas como Jüsto?

- Todo lo que tiene que ver con groceries y última milla tiene una oportunidad enorme de crecimiento. En la región tenemos ya grandes players como Rappi y iFood en Brasil, que es enorme. Son tantas las verticales del delivery y del e-commerce que hay un montón de oportunidades en Latinoamérica. Cada vez vemos más talento enfocando en emprendimiento, en Steam (ciencia, tecnología, ingeniería y matemática), que al final de cuentas son las variables para las industrias del futuro. Eso, aunado a que ha aumentado la inversión de fondos regionales, pero también internacionales hacia Latinoamérica, creo que empiezan a marcar un antes y un después en lo que viene siendo el ecosistema de emprendimiento latinoamericano.

Autores

Natalia Vera