Pasar al contenido principal
Seis locuras que debería experimentar en un viaje a Rusia
Lunes, Septiembre 26, 2016 - 08:07

Si no quiere limitar su visita a hacerse fotografías en la Plaza Roja o llevarse unas matrioshkas de recuerdo, mira este listado de pasatiempos extremos.

Russia Beyond the HeadlinesGratuitos, asequibles y extremadamente caros. Si le gustan las experiencias inolvidables, aquí tiene una selección de las excentricidades que podría gozar durante su visita a Rusia.  
 
1. Bañarse en un lago helado
 
¿Acaso no es una locura la tradición de bañarse en el hielo con todo el frío? Esto se hace no solo el día de la Epifanía del Señor, sino también en ceremonias paganas. En cualquier caso, si se siguen las normas de seguridad, se trata de un procedimiento saludable para todo aquel que quiera fortalecer su sistema inmunológico y su organismo. Así que si le gustan las duchas fresquitas o bien quiere darle una “conmoción” curativa a su organismo, ¡véngase a bañarse en el hielo!
 
Si no quiere resfriarse, tenga presentes los consejos para novatos.
 
Coste: gratis
 
Dónde: depósitos de agua dotados de pilas bautismales especiales y de un agujero
 
Cuándo: En la mayor parte de Rusia se hace desde finales de noviembre hasta marzo. El bautismo de Jesús en sí se celebra a finales de enero.
 
2. Entrar en una centrifugadora para astronautas
 
Si de pequeño soñaba con hacerse astronauta o simplemente le gustan las sensaciones extremas, debe probar la centrifugadora en la que se entrenan los futuros colonizadores del cosmos.
 
Se trata de una máquina para simular la sobrecarga de una persona al despegar y al aterrizar una nave espacial, momento en que su peso se multiplica.
 
Está ubicada en la Ciudad de las Estrellas, en las afueras de Moscú, que antes era un lugar secreto porque se encontraba un centro de preparación para astronautas.
 
Solo pueden subir a la centrifugadora los mayores de 18 años y el proceso está controlado por médicos que paralizarán el experimento en caso de que sea necesario. Además de por la adrenalina, es una manera de poner a prueba el sistema vestibular- relacionado con el equilibrio y el control espacial- y de sentirse como un astronauta en sus entrenamientos.
 
Dicen que después de salir te sientes como si te hubiera pasado un elefante por encima.
 
Coste: desde 75.000 rublos (unos 1.000 euros)
 
Dónde: Ciudad de las Estrellas
 
 
3. Volar hasta la estratosfera
 
Tras un examen médico y una explicación, podrá ser testigo de primera mano de todas las acrobacias aéreas que realice un avión MiG-29, lo que incluye rizos, toneles y volar al revés. Obviamente, solo podrá ir como pasajero, ya que carece de años de entrenamiento.
 
Este caza se eleva a 22 km de altura, desde donde podrá contemplar la lejana Tierra y asomarse al espacio, tan enigmático como infinito.
 
Coste: de 550.000 a 850.000 rublos (entre unos 7.600 y 12.000 euros)
 
Dónde: Nizhni Nóvgorod
 
4. Montar en tanque
 
¿Acaso no sería espectacular subirse a una máquina de 36 toneladas y sentir cómo va aplastando todos los obstáculos del camino? Podrá pasar tanto a la cabina interior como quedarse en la escotilla y hacer recorridos a gran velocidad.
 
Otras alternativas: carreras de tanques, crear escenas histórico-militares, alquilarlo para todo el día y sentirse un auténtico héroe de guerra, o una simple excursión en un tanque en estado totalmente funcional.
 
Coste: Alquiler para todo el día a partir de 65.000 rublos (890 euros), paseo desde 3.000 hasta 9.000 rublos (de 40 euros a 120 euros). 10.000 rublos (136 euros) por un disparo de fogueo con el cañón.
 
Dónde: Campo de entrentamiento Istra (Borkí), región de Moscú; Alábino, en la región de Moscú y muchos otros campos de entrenamiento de Rusia.
 
 
5. Buceo en hielo con delfines polares
 
Los delfines polares parecen pequeñas ballenitas blancas. Viven en el Ártico y les encanta el contacto con personas, por eso nadar con ellos en las frías aguas del mar Blanco es un auténtico placer.
 
La agencia turística le ofrecerá no solo nadar con ellos con mascarilla y traje, sino también sumergirse en las profundidades con un equipo de buceo. Para ello solo tendrá que presentar un certificado de la Asociación Profesional de Instructores de Buceo (PADI, por sus siglas en inglés), tener buenas habilidades de buceo y demostrarlo delante de los trabajadores del delfinario.
 
Coste: buceo con tubo, 5000 rublos (68 euros); buceo con bombona 6000 rublos (82 euros).
 
Dónde: costa Karelski en el mar Blanco
 
Bonus: para los amantes de la paz y la naturaleza
 
6. Ordeñar una vaca
 
Las granjas para turistas se encuentran en pequeñas aldeas cerca de las megápolis de Moscú y San Petersburgo. La experiencia más interesante que ofrecen a los visitantes, además de subirse en tractor, segar y cortar troncos, es la posibilidad de ordeñar una vaca.
 
Si bien para los habitantes de estas pequeñas aldeas ordeñar es una aburrida rutina, para los turistas será una experiencia exótica. ¿Y qué puede ser mejor que beber en el campo leche fresca con un gustillo a hierbas del prado?
 
Coste: Una habitación familiar con desayuno (hecho al horno) le costará de 5250 a 6750 rublos (de 72 euros a 92 euros) al día. Ordeñar las vacas y demás distracciones de la vida del campo están incluidas en el precio.
 
Dónde: Aldea de Stepánkovo, en la región de Shajosvkaya a las afueras de Moscú.
 
Russia Beyond the Headlines es un recurso informativo multilingüe, una fuente de noticias, opiniones y análisis sobre las cuestiones culturales, políticas, empresariales, científicas y sociales que afectan a Rusia. Cuenta con un boletín de noticias semanal. Más información aquí.

Autores

Anastasía Krútikova/ Russia Beyond The Headlines