Pasar al contenido principal
Sepa convertir la crisis en oportunidad
Viernes, Marzo 25, 2016 - 11:50

El empresario deberá contemplar las diferentes alternativas que se presentan para salir de la crisis, complementando las fortalezas o reduciendo las debilidades de la empresa.

Por Luis Alberto Cá, socio director de PKF México.

Eleconomista.com.mx. Existen momentos en que todo parece jugar en contra de la empresa y no haber solución a los problemas de la misma. Los precios bajos, las deudas altas y el compromiso de seguir cumpliendo con los empleados, entre otras cosas, generan alto estrés en el empresario.

Por otro lado, el empresario al iniciar y operar el negocio, tenía una visión de lo que quería lograr con él. Esa visión salió de una serie de planes y proyectos que lo llevaron a concluir que había viabilidad en el negocio.

Cuando las cosas no salen como se quería o los factores externos parecen ponerse en contra del negocio, no significa que la viabilidad previamente definida no existía, sino que las circunstancias cambiaron y no reaccionamos ni ajustamos lo que debíamos, por lo que nosotros y nuestro negocio entramos en crisis.

De acuerdo con la Real Academia de la Lengua la palabra Crisis proviene del latín y del griego, y tiene las siguientes definiciones:

1. f. Cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o una situación, o en la manera en que estos son apreciados.
2. f. Intensificación brusca de los síntomas de una enfermedad.
3. f. Situación mala o difícil.
4. f. Situación política en que uno o más miembros del Gobierno han dimitido o han sido destituidos.
5. f. Econ. Reducción en la tasa de crecimiento de la producción de una economía, o fase más baja de la actividad de un ciclo económico.

Me gustan la 1 y la 3 aplicables a una empresa. La empresa y el empresario entran en crisis cuando existe un cambio profundo y de consecuencias importantes en una situación y en la manera en que esta es apreciada poniendo a la empresa en una situación mala o difícil.

En este momento el empresario tiene que hacer un análisis de él o los cambios que afectaron a la empresa de manera importante, como puede ser un cambio radical en el tipo de cambio o en la tasa de interés, la caída de alguno de sus mercados o la reducción en el suministro de una materia prima.

Esos cambios pueden haber afectado de diversas maneras a la empresa, ya sea incrementando cualquier asunto que afectan las debilidades de la empresa o disminuyendo sus fortalezas.

Derivado del análisis anterior, el empresario deberá contemplar las diferentes alternativas que se presentan para salir de la crisis, complementando las fortalezas o reduciendo las debilidades de la empresa. Ejemplo de acciones necesarias para salir de una crisis son: una reestructura de sus pasivos a corto y largo plazo, invitar nuevos inversionistas, la sustitución de materias primas, la búsqueda de nuevos mercados para su producto o la diversificación hacia negocios afines no explorados, según sea el caso.

La empresa no podrá salir de la situación difícil en la que se encuentra por arte de magia ni instantáneamente, tiene que tomar las acciones necesarias para solventar los problemas, sin embargo una de esas acciones es buscar nuevas alternativas para su negocio, tratando de sacar provecho de la situación. La empresa no debe regresar al estado anterior al salir de la crisis, sino que debe salir fortalecida para que la situación no vuelva a suceder.

* El autor es socio director de PKF México

Imágenes | Pexels

Autores

Eleconomista.Com.Mx