Brasilia. El presidente de Brasil, Michel Temer, se estaría planteando presentarse a las elecciones presidenciales del mes de octubre, algo que siempre ha negado hasta la fecha, y con ello, complicaría la posible candidatura del actual ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, quien pretende postularse a la Presidencia este mismo año.

Según recoge ester viernes el diario Folha de Sao Paulo, Meirelles y su equipo negocian desde hace tiempo lanzarse a la carrera por el Palacio Presidencial del Planalto por el partido del Movimiento Democrático Brasileño (MDB, el mismo de Temer), pero a la sombra de una posible candidatura del presidente amenaza con complicar su camino.

Meirelles, quien está afiliado al Partido Socialista Democrático (PSD), no cuenta con el apoyo de la formación para presentarse a las elecciones, por lo que se plantea cambiar de partido y pasar al MDB, que todavía no tiene un candidato, a menos de dos meses para que todos los partidos entreguen sus listas para los comicios.

Según el rotativo, que habló con fuentes cercanas a la Presidencia, Temer está cada vez mas convencido de que no tiene nada que perder si se presenta a la reelección y ser él mismo el que defienda los logros del gobierno hasta octubre.

Tanto al ministro como al presidente no les va bien en las encuestas y tienen entre el 1y el 2% de intención de voto, de acuerdo con la última encuesta de Datafolha.

Además, ambos pensaban usar el discurso de las mejoras en los índices económicos como una forma de repuntar en los sondeos, pero la población aún no empezó a sentir esos efectos del repunte.

En un primer momento, Temer pensaba que estos números podían llegar a impulsar su popularidad hasta los dos dígitos, mientras que Meirelles apostaba también en esos datos para mejorar su desempeño en las encuestas para la sucesión presidencial.

Aunque los resultados todavía no están, el ministro, por su parte, dice que la percepción de la mejora en la economía será sólo a fin de año, Temer y sus principales asesores afirman que el plazo para decidir si el presidente va por la reelección o no será mayo, algo que hace inviable el cronograma de Meirelles.

Si bien las candidaturas deben cerrarse en abril, Folha de Sao Paulo informó que Meirelles conversó personalmente con Temer sobre los plazos e indicó que colocar el mes de mayo como límite para la decisión puede ser tardío "para quien quiera que sea el candidato del gobierno".