Hace pocas semanas Transelec se adjudicó el proyecto “Línea Nueva Puerto Montt-Nueva Ancud 2×500 kV 2×1500 MVA, Nuevo Cruce aéreo 2×500 kV 2x1500MVA, ambos energizados en 220 kV y Subestación Nueva Ancud 220 kV”, parte del Plan de Expansión decretado el año pasado.

Las obras tendrán una inversión cercana a los US$100 millones y tienen un plazo de 5 años para ser entregadas.

La nueva línea cruzará el Canal de Chacao con una extensión de 2,7 kilómetros y permitirá reforzar el sistema eléctrico de la Isla Grande de Chiloé, así como la posibilidad de evacuar las nuevas fuentes de energía renovable de esa zona. El desafío es enorme, pero no desconocido para la compañía.

En agosto de 1993 se inauguró el primer cruce del Canal, una obra inédita para el país que construyó Transelec en el periodo de un año. Estas obras permitieron solucionar definitivamente el abastecimiento eléctrico de las 130 mil personas que entonces habitaban la Isla de Chiloé y que hasta entonces estaban conectadas con el continente a través de un cableado submarino que ya no era viable por diversas complejidades naturales.

Hoy Transelec está desarrollando más de 20 proyectos como nuevas líneas de alta tensión, subestaciones y servicios complementarios, por un valor de inversión aproximado de US$850 millones y con cerca de 2.000 trabajadores.

“El cruce actual tiene una capacidad de 90 MVA y el nuevo proyecto es de 1.500 MVA (capacidad de transformación), lo que traerá un importante refuerzo al sistema en esa zona. Dese el punto de vista de la ingeniería, el proyecto necesita de una estructura más sólida y nuestro proyecto cumple con todos los requisitos necesarios para que sea una obra contundente”, explica Alexandros Semertzakis, vicepresidente de Ingeniería y Desarrollo de Proyectos de Transelec.

Cuenta que “no son muchos los cruces de este tipo en el mundo, nosotros viajamos a China, nos reunimos con empresas y visitamos proyectos”, con el objetivo de incorporar tecnología e innovar en métodos constructivos.

Hoy Transelec está desarrollando más de 20 proyectos como nuevas líneas de alta tensión, subestaciones y servicios complementarios, por un valor de inversión aproximado de US$850 millones y con cerca de 2.000 trabajadores, permitiendo que más energía y de menor costo llegue a los hogares e industrias del país, contribuyendo consistentemente al desarrollo de Chile.

Dentro de los principales proyectos se cuentan la nueva Línea Lo Aguirre – Cerro Navia de 2x220kV, de 16 kilómetros, con un trazado aéreo y paso a túnel pionero en Chile; el nuevo sistema de transmisión Pichirropulli – Tineo, con una línea de 2×500 kV que recorrerá nueve comunas de las regiones de Los Ríos y Los Lagos; y la nueva subestación Entre Ríos en Pemuco, Región del Biobío, la que junto a la subestación Charrúa, también de Transelec, creará un verdadero polo energético para la zona sur.