Pasar al contenido principal
Un estudio valida la telemedicina para evaluar pacientes pediatricos
Viernes, Febrero 5, 2016 - 15:44

Los investigadores compararon a médicos con telemedicina y otros en persona diagnosticando el mismo tipo de casos.

Los médicos que utilizan conexiones de telemedicina para diagnosticar niños seriamente enfermos con fiebre y problemas respiratorios tuvieron un desempeño casi tan bueno como los médicos que pudieron atender a sus pacientes en persona.

Lawrence Siew, MD del Departamento de Pediatría, Sección de Medicina de Emergencia Pediátrica, Facultad de Medicina de la Universidad de Yale, New Haven, Connecticut, y sus colegas publicaron los datos del estudio en Pediatrics. Los autores aseguran que encontraron grandes coincidencias entre los diagnósticos de los médicos presentes con los que revisaron a sus pacientes con telemedicina, sobre todo en enfermedades respiratorias.

La aplicación de la telemedicina es cada vez mayor en Estados Unidos. El gobierno federal considera que la telemedicina como una "alternativa rentable a la tradicional forma de cara a cara de la prestación de atención médica", según el sitio web de Medicaid. Además, la Asociación Médica del país recientemente aprobó una legislación pendiente que busca ampliar el uso de la telemedicina, con $ 1,8 mil millones en ahorros previstos a lo largo de una década.

En el estudio, el equipo escogió enfermedades que se consideran un reto para los médicos sin experiencia. Al tratarse de pacientes gravemente enfermos, suelen beneficiarse más en la telemedicina con expertos pediatras.  En total, fueron 132 niños entre los 2 y 36 meses de edad que acudieron al servicio de urgencias de pediatría de un hospital pediátrico con fiebre. La temperatura media fue de 38,7°C y una edad 15 meses.  Además, 145 niños de 2 meses a 18 años con síntomas respiratorios (tos, dificultad para respirar y las sibilancias) fueron evaluados con una Guía de Observación Respiratoria que sólo utiliza señales visuales.

Los investigadores encontraron que los  médicos en persona y los que utilizaron telemedicina tuvieron “excelente acuerdo”, basándose en la Yale Observation Scale para estandarizar los diagnósticos.

"Nuestro estudio encontró que la telemedicina, el uso de equipos de telecomunicaciones disponibles en el mercado, era fiable en la evaluación de estos niños febriles y niños con insuficiencia respiratoria”, concluyó Siew.