Lima. La decisión del Congreso peruano de someter al presidente Martín Vizcarra a un nuevo juicio político abre una crisis innecesaria y el Gobierno evalúa presentar un recurso legal para frenar el procedimiento, dijo este martes el primer ministro Walter Martos.

El jefe del gabinete de ministros afirmó, sin embargo, que buscará reunirse con algunos partidos que tienen "espíritu democrático" en el Congreso peruano para evitar llegar a una situación de "vacancia" de Vizcarra, cuyo mandato culminará en menos de nueve meses.

El Congreso decidió abrir un nuevo proceso para destituir a Vizcarra por segunda vez en menos de dos meses, en medio de acusaciones de corrupción cuando fue gobernador hace siete años, y lo citó para que presente sus descargos el lunes 9 de noviembre ante el pleno del legislativo.

"La señal que estamos enviando a nivel internacional es que tenemos un Congreso que ha tomado como deporte la vacancia presidencial", dijo Martos a periodistas antes de viajar al interior del país. "Están creando una crisis política innecesaria que esta retrasando toda la lucha contra la pandemia y la reactivación económica", agregó el primer ministro.

La nueva incertidumbre política en Perú ocurre cuando los casos de coronavirus superan los 906.500 y los muertos 34.500. Además, la cuarentena por la pandemia afectó duramente a la economía local, que caerá este año un 12,7%, según proyecciones.

Para destituir a Vizcarra, que asumió el poder en 2018 tras la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski por un caso de corrupción, el Congreso debe reunir 87 votos de los 130 del legislativo. El 18 de septiembre, en el primer intento para echar a Vizcarra, de 57 años, la vacancia fue apoyada sólo por 32 votos.

Martos dijo que la ministra de Justicia se reunirá en las próximas horas con un equipo jurídico para evaluar presentar ante el Tribunal Constitucional una medida cautelar contra la decisión del Congreso. "En la tarde de hoy (martes) vamos a tomar la decisión de todas las acciones al respecto", dijo.