Pasar al contenido principal
Universidad en Miami revela nuevo medicamento que podría combatir el virus VIH
Martes, Abril 26, 2016 - 09:21

El componente medicinal procede de una planta, cuyas raíces son ampliamente usadas por los chinos y los tibetanos para tratar desórdenes del flujo sanguíneo.

Diario Las Américas. Un equipo de investigadores científicos de Florida International University (FIU) podría someter pronto a prueba la capacidad de curación de una planta de origen asiático, luego de descubrir sus facultades médicas para estimular el sistema inmunológico, que es afectado por el virus VIH.

Hace apenas un par de meses, los especialistas facultativos obtuvieron el derecho de exploración o patente, luego de cinco años continuos de investigaciones que arrojaron resultados positivos.

La planta medicinal es cuestión es rubia cordifolia, cuyas raíces son ampliamente usadas por los chinos y los tibetanos para tratar desórdenes del flujo sanguíneo, y, según los estudios realizados, pronto podría ayudar a combatir el virus VIH que conlleva al sida, e incluso curar, junto a otros medicamentos, la temida enfermedad.

De hecho, la planta cuenta con una larga historia que se remonta a los tiempos de la antigüedad, y hasta mediados del siglo XX, cuando sus pequeños frutos eran utilizados para obtener un pigmento rojo que era utilizado para darle color a los tejidos, o como colorante, en especial para la pintura, que se conoce como rubia lago.

“El extracto de esta planta puede ser usado para varios propósitos. Por ejemplo, estimular el sistema inmunológico”, declaró el presidente fundador del departamento de inmunología de la Escuela de Medicina de FIU, doctor Madhavan Nair, durante una conversación con New Times.

En efecto, el académico anunció que el próximo paso podría ser poner a prueba el producto en seres humanos.

Según los resultados en laboratorios, el compendio medicinal podría estimular el sistema inmunológico, reducir la carga viral del VIH e incrementar el conteo de las moléculas CD4, que se expresa en la superficie de las células T, que son las responsables de coordinar la respuesta inmune celular.

El doctor Nair señaló que el nuevo medicamento podría ser usado con otras medicinas, como parte de los suplementos recetados para combatir la enfermedad. Incluso no presenta efectos secundarios conocidos y por lo tanto podría facilitar el tratamiento médico regular en pacientes que presentan reacciones negativas a determinadas medicinas.

“Si usan el producto de la planta, podrían reducir la dosis del medicamento tradicional sin que disminuya la mejoría del paciente”, añadió.

Mientras tanto, el equipo de especialistas aguarda por el otorgamiento de una subvención, de National Institutes of Health, que ayudaría a identificar los componentes químicos de la sustancia medicinal que facilitaría la producción del medicamento, sin tener que cultivar la planta en grandes cantidades.