Pasar al contenido principal
"UnReal", la respuesta al reality en clave de comedia
Martes, Marzo 29, 2016 - 11:29

La mayoría de los "realitys" se han aferrado al escándalo para seguir al aire, aunque el daño también llega a quienes están detrás de cámaras. La nueva dramedy (comedia dramática) es ficción, pero basada en muchos casos reales.

Desde el inicio de los llamado reality show, el morbo de la audiencia ha ido quedando cada vez más satisfecho. Producciones como "Big Brother" o "The Bachelor", por ejemplo, han demostrado que una buena dosis de drama real siempre viene bien para entretener.
 
Sin embargo, ¿qué pasa detrás de cámaras?, ¿todo es real?, ¿la vida de los que trabajan en la producción no se ve trastocada por el proyecto? Posibles respuestas a estas preguntas, se contestan a través del dramedy (comedia dramática) "UnReal", serie protagonizada por Shiri Appleby y Constance Zimmer.
 
“Trabajé en The Bachelor durante mucho tiempo. Obviamente el mundo en el que estamos ubicados está basado en él, pero las historias son totalmente de ficción. Además, llevamos mucho tiempo trabajando en esta industria, nuestros escritores igual y de alguna forma estamos influidas", dice Sarah G. Shapiro, productora ejecutiva y creadora de esta comedia.
 
 
"UnReal" sigue el detrás de cámaras de "Everlasting", un supuesto y famoso reality show de citas románticas donde un “codiciado” soltero debe encontrar el amor entre un grupo de mujeres al tiempo que muestra lo que las productoras del mismo son capaces de hacer para convertir al programa en un verdadero éxito.
 
“Aunque trabajé en un reality como ese, no hay nada de verdad detrás de lo que plasmamos. Tratamos de hacer una gran temporada para la televisión. Tan pronto como empezamos, la realidad salió por la ventana y sólo escribimos ficción, pero el espíritu ahí está, esa idea de empujar y manipular a la gente para crear un efecto dramático", comenta la creadora.
 
 
Rachel Goldberg (Shiri Appleby) es una joven productora, empujada por su inescrupulosa jefa Quinn King (Constance Zimmer), deja su integridad a un lado para
manipular a los participantes y conseguir fuertes escándalos en pantalla que atrapen a la audiencia y así hacer subir sus ratings.
 
La mayoría de los "realitys" se han aferrado al escándalo para seguir al aire y según Marti Noxon, otro de los productores de la serie, también detrás de cámaras se ve mucho daño.
 
Con casi cuatro millones de televidentes por episodio en Estados Unidos, esta producción anuncia su llegada a México.
 

Autores

Excélsior/ LifeStyle