Caracas. Los cañicultores venezolanos están satisfechos por el ajuste de precios al consumidor del azúcar en diferentes modalidades. Pero, como el incremento fue menor a lo que esperaban, el sector requerirá subsidios gubernamentales para recuperar la zafra 2009 -2010, lo que ha ocurrido en años anteriores por los mismos motivos.

El presidente de la Federación de Cañicultores (Fesoca), José Ricardo Álvarez, asegura que el ajuste de precios ocurre justo cuando poco más de la mitad de la producción se ha zafrado y vendido al precio anterior. Los productores habían solicitado que se hiciera el ajuste al inicio de la siembra, en noviembre de 2009.

En octubre de 2009, el Ejecutivo hizo un reconocimiento de esta situación: sumó un subsidio de aproximadamente 90 céntimos fuertes al precio que cobraba el productor por kilo de zafra. Así, el precio a nivel de productor quedó en Bs.F. 1,35 (US$0,31) por kilo.

Si se promedia ese Bs.F.1,35 (al que se vendió más de la mitad de la zafra) con el actual Bs.F. 1,90 (un resultado aproximado y construido a partir de los nuevos precios de la agroindustria, fijados en la Gaceta Oficial), el precio a nivel de productor de toda la zafra queda en Bs.F. 1,70.

Ese monto es inferior al Bs.F. 2,20 (US$0,511) propuesto por los cañicultores al gobierno.

"Comenzamos la zafra en noviembre a precios por debajo de los costos. Y ahora seguimos estando aproximadamente 50 céntimos fuertes por debajo de lo que necesitábamos, que era Bs.F, 2,20 al productor y Bs.F. 4,30 para el consumidor", dijo Álvarez.

No llega a la meta. El directivo explica que el gran problema del sector es el rezago en los precios desde 2003, con la implantación de los controles en toda la cadena de producción y comercialización del azúcar.

"Creemos que el Ejecutivo Nacional, para la zafra 2009-2010 debería tener algún sistema de compensación, como lo ha hecho en zafras anteriores", señaló el directivo.

Álvarez considera conveniente sostener conversaciones con los representantes gubernamentales para sacar las cuentas y llegar a un subsidio que reactive el sector. "Porque lo que tenemos hasta el momento son precios de sustentación, de mantenimiento, mas no hay incentivos reales para el productor", comentó Álvarez.

Agregó que al iniciar la zafra en noviembre, se tenía previsto producir 6.700.000 toneladas de caña de azúcar. Pero al problema del rezago de precios, se agregan otros, como el clima y las fallas de electricidad, lo que hace pensar que al final de la zafra, en mayo, llegarán a 6.300.000 toneladas.

Explicó que los cañicultores se han reunidos de forma permanente con el gobierno. Uno de los temas que se repite en las mesas de trabajo es que, debido al factor inflacionario y de las divisas que otorga Cadivi, se debe hacer una revisión constante y periódica de los precios, tanto al productor, como a la industria y al consumidor.

"Pedimos tener ingresos suficientes como para hacer duradera en el tiempo esta actividad", dijo Álvarez.

También comentó que en los últimos encuentros, se discutió con el Ejecutivo planes de financiamiento para los productores en el campo.

Expropiaciones en marcha. Esta semana, el ejecutivo ocupó de forma temporal los centrales azucareros Santa Elena y Santa Clara. El argumento: "La perversión" de sus dueños, especulación y acaparamiento.

Al respecto, dijo que "creo que todos los centrales están muy bien supervisados por el Ejecutivo, y el Sada (Superintendencia de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas) está ahí permanentemente dentro de los centrales. No sé cómo puede haber especulación ahí. Sí la hay en los buhoneros, que venden el azúcar a Bs.F. 6 el kilo. Pero no es por parte de los centrales".