Caracas. El gobierno nacional asumió el control mayoritario de Venirauto, empresa mixta venezolana-iraní, dedicada al ensamblaje de vehículos cuyo 64,08% de acciones pertenecen desde ahora al país latinoamericano, mientras que Irán se quedará con 35,92% accionario restante.

A través de un comunicado, el ministro de Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias, Ricardo Menéndez, dijo que el aspecto central en la firma de este convenio es el fortalecimiento de "los lazos de hermandad que han propugnado los presidentes Hugo Chávez y Mahmoud Ahmadinejad".

Explicó que el acuerdo implica la "posibilidad de construcción, y generación de vehículos adaptados a las necesidades sociales que tiene nuestra población. Estos acuerdos se enmarcan precisamente en esta visión, se trata del reimpulso de lo que esta empresa, de lo que es la capacidad instalada propiamente del Estado para acompañar todas las medidas de la Venezuela productiva que se lanzaron a comienzo de año".

Por su parte, Reza Sarai, presidente de Toseyeh Sanayeh Khodro Company (Aidco), contraparte iraní del consorcio, señaló que hoy los venezolanos ya pueden manejar muy bien la planta y "por eso se decidió realizar la transferencia de las acciones un año antes, y en lugar de entregar el 2% de las mismas se acordó entregar el 16%, y seguimos comprometidos en ayudar al país hermano para desarrollar esta industria".

A su vez, el presidente de Venirauto, Nezameddir Vafa, expresó su satisfacción de que ahora los venezolanos pueden manejar la planta, ya que los obreros, técnicos e ingenieros del país ya tienen capacidad y formación para llevar a cabo el proceso de producción.

Vafa señaló que el primer paso de transferencia de tecnología establecido en el acuerdo ya está cumplido. "Ya culminó la responsabilidad ejecutiva de los directores iraníes. La producción estará a cargo de los compañeros venezolanos, eso quiere decir que ya hemos dado un gran paso".