Pekín. Las principales automotrices del mundo reportaron un fuerte aumento de las ventas en China el año pasado, debido a que los consumidores se apresuraron para aprovechar un recorte de impuestos sobre los vehículos de motores pequeños.

No obstante, advirtieron que 2017 será más difícil por el retiro del incentivo y una desaceleración de la economía en su conjunto.

Toyota Motor Corp, Ford Motor Co y Nissan Motor Co Ltd informaron este viernes de un crecimiento de ventas de un 8% o más para 2016, aunque Honda Motor Co Ltd encabezó al grupo, con un crecimiento de ventas de un 24%.

Toyota, que informó de un incremento de 8,2% en las ventas en China el año pasado, estima que el crecimiento se desacelerará en 2017 debido a que una ligera alza de impuestos mantendrá alejados a los compradores del mercado automotor más grande del mundo.

El fabricante japonés prevé que venderá al menos 1,2 millones de vehículos, estable frente a 2016.

La demanda por autos en China se incrementó con fuerza en 2016 antes de la exportación de impuestos más bajos a fin de año. Las ventas estarán presionadas este año, pero no caerán marcadamente, gracias a la decisión de retirar lentamente el incentivo en vez de ponerle fin en forma abrupta.

Honda anotó el mayor crecimiento de ventas de automotrices en China el año pasado gracias a una oferta constante de nuevos modelos, principalmente en el cotizado segmento de vehículos utilitarios-deportivos.

Las ventas de vehículos de Honda subieron un 24%, a 1,25 millones de unidades en 2016, mientras que Ford reportó un crecimiento de 11,9%, a 1,24 millones de autos.

Las ventas de Nissan Motor Co Ltd crecieron un 8,4%, a 1,35 millones de vehículos, en el país el año pasado.

Sin embargo, General Motors Co y Volkswagen siguieron siendo líderes del mercado automotor chino. El jueves, General Motors y sus socios en un emprendimiento conjunto reportaron ventas de 3,87 millones de vehículos en China en 2016, un incremento de 7,1%.