Londres. Las acciones europeas cerraron con una ligera alza la última jornada del año, animadas por comentarios alentadores de Washington y Pekín sobre las fricciones comerciales entre las dos potencias económicas del mundo que dieron algo de calma a los inversores tras un 2018 atribulado en las bolsas.

En una sesión reducida por la víspera de Año Nuevo, el índice STOXX 600 cerró con un alza 0,5%, continuando un tibio avance desde las pérdidas que anotó este jueves.

El índice francés CAC 40 subió un 1,1%, el español IBEX ganó un 0,5%, mientras que el índice británico FTSE 100 fue arrastrado a la baja por un sólido desempeño de la libra.

Los volúmenes fueron escasos en la sesión, y las bolsas de Alemania y Milán no operaron.

Los inversores se dirigen al 2019 con cautela después de un año de preocupaciones por la desaceleración del crecimiento global, tensiones comerciales, expectativas de más alzas de tasas en EE.UU. y negociaciones por Brexit.

El ánimo de los mercados mejoró después de que el presidente Donald Trump dijo que sostuvo una conversación extensa y buena con su par chino Xi Jinping el sábado, para discutir sobre comercio. Añadió que se están logrando grandes progresos.

Aún así, los inversores se dirigen al 2019 con cautela después de un año de preocupaciones por la desaceleración del crecimiento global, tensiones comerciales, expectativas de más alzas de tasas en Estados Unidos y negociaciones para el divorcio del Reino Unido de la Unión Europea.

El índice paneuropeo STOXX 600 registró su peor año desde la crisis de Lehman Brothers en 2008, mientras que las acciones de la zona euro tuvieron su desempeño más débil desde 2011.

Uno de los principales dolores de cabeza para los inversores, la crisis del presupuesto en Italia, parecía estar de momento contenido ya que Roma aprobó una propuesta de gastos justo antes de la fecha límite, evitando un enfrentamiento con Bruselas.

Destacado las preocupaciones de cara al 2019, datos divulgados este lunes mostraron que la actividad manufacturera de China se contrajo por primera vez en más de dos años en diciembre.

Las acciones de firmas automotrices, bienes de lujo, vulnerables al aumento del proteccionismo, se beneficiaron de la postura más conciliatoria de Washington y Pekín.

El sector minero y de recursos naturales fue otro de los ganadores, con un alza de un 0,6%, ayudada por mejores precios del cobre incluso aunque los metales industriales anotaran mayoritariamente pérdidas en 2018.