Chile selló un acuerdo largamente esperado con la casa de liquidación de valores más grande de Europa, Euroclear, para incluir los bonos corporativos del país en la plataforma de inversionistas internacionales de la firma.

Los bonos del gobierno lograron la denominada 'euroclearibilidad' en 2017, pero la incorporación de su mercado de bonos corporativos domésticos se había visto frenada por cambios de gobierno y problemas técnicos como el tratamiento fiscal.

La liquidación constituye el entramado fundamental de los mercados financieros y en economías emergentes, especialmente, el Euroclear es una forma clave de atraer fondos de pensiones y fondos soberanos con grandes cantidades de dinero.

"Nos gustaría que las empresas tuvieran acceso a este grupo más amplio de liquidez internacional", dijo a Reuters el coordinador de finanzas internacionales del Ministerio de Hacienda de Chile, Andrés Pérez.

"Todas estas son piezas orientadas a la integración del mercado chileno en el resto del mundo", agregó.

La medida podría dar un impulso oportuno a los mercados chilenos. Los bancos y las multinacionales se han enfrentado a una incertidumbre generalizada desde que en octubre pasado tres cuartas partes de los chilenos votaron a favor de reescribir la constitución del país.

A la carta magna heredada de la dictadura de Augusto Pinochet, entre 1973 y 1990, se le atribuye el mérito de sustentar el modelo de libre mercado pero también de impulsar una desigualdad generalizada. La elaboración de un nuevo texto iniciará este fin de semana, pero podría demorar hasta un año.

Pérez dijo que el momento del anuncio del viernes fue una coincidencia y que había sido algo en lo que los gobiernos anteriores también habían estado trabajando.

El Director Global de Mercados de Capitales y Servicios de Fondos de Euroclear, Stephan Pouyat, dijo que los mercados emergentes de tamaño medio son ahora estratégicos para sus planes de expansión, y es probable que otros lo sigan.

"Esto crea esperanza para muchos países que ven a Chile como un mercado comparable", dijo Pouyat, y agregó que "un buen puñado" estaban en conversaciones en este momento.

Pérez y el adjunto de Pouyat, Frank Slagmolen, destacaron cómo la 'euroclearibilidad' ha impulsado las compras extranjeras en el mercado de bonos estatales y ha aumentado su peso en índices influyentes que actúan como una lista de compras para los fondos internacionales de peso pesado.

Esta semana, el gobierno vendió un 'bono social' de 1,5 billones de pesos chilenos (US$ 2.000 millones) donde casi la mitad de los compradores estaban fuera de Chile.