Bogotá. El Autoregulador del Mercado de Valores de Colombia (AMV) flexibilizó a partir de este viernes las normas para que los operadores puedan negociar de manera remota, sin permanecer en las mesas de dinero de sus respectivas entidades, para prevenir el contagio del coronavirus.

El Ministerio de Salud confirmó cuatro nuevos casos del virus en el país sudamericano, con lo que el número aumentó a 13, una cifra muy inferior a la de otros países de la región.

El AMV suavizó temporalmente las restricciones al ingreso y uso de dispositivos móviles en los sitios dispuestos para la negociación de los diferentes activos financieros.

Sin embargo, las entidades deberán mantener un registro de los lugares y fechas de operación de sus agentes fuera de las oficinas del intermediario.

"Dada la situación actual, debemos garantizar que los mercados de valores y divisas puedan seguir operando, incluso en escenarios de contingencia, con el fin de no afectar a los clientes e inversionistas", dijo Michel Janna, presidente del AMV, citado en un comunicado.

"Con el fin de prevenir, dividimos el equipo de trabajo y tenemos unas personas trabajando en la sede central y las otras en el centro paralelo de contingencia con todas las herramientas funcionando al 100%", explicó el banco BBVA.

"La prioridad es contribuir a mantener la liquidez de los mercados, manteniendo su transparencia e integridad", explicó.

Los bancos han estructurado planes de contingencia de teletrabajo para enviar a funcionarios de sus tesorerías a laborar desde sus casas o desde sedes paralelas.

"Con el fin de prevenir, dividimos el equipo de trabajo y tenemos unas personas trabajando en la sede central y las otras en el centro paralelo de contingencia con todas las herramientas funcionando al 100%", explicó el banco BBVA en Colombia en una nota de respuesta a Reuters.

"Además, estamos trabajando para que algunos miembros del equipo puedan hacer "home office". Todo esto en permanente contacto con las autoridades", agregó.

El presidente de Colombia, Iván Duque, declaró el jueves emergencia sanitaria para contener el brote de coronavirus que se extiende a nivel mundial, al tiempo que ordenó suspender los eventos públicos con más de 500 personas y el tránsito de cruceros por sus puertos marítimos.

Además, el Banco Central adoptó medidas encaminadas a suministrar liquidez a los mercados en medio de la actual turbulencia internacional que ha provocado desvalorizaciones récord en los activos locales, mientras que el Ministerio de Hacienda no descartó disposiciones adicionales.