Londres. Las acciones globales se desplomaban este martes hasta sus niveles más bajos en más de dos meses, después de que el alivio tras la fuerte liquidación de la víspera por temor a la propagación del coronavirus demostró ser temporal.

Las acciones europeas se apuntaron este lunes su mayor pérdida diaria desde junio de 2016, ya que la preocupación en torno a la propagación del nuevo virus más allá de China afectaba a los mercados globales y al apetito por el riesgo.

Este martes, el índice paneuropeo STOXX 600 avanzó inicialmente un 0,6% en Londres, pero cedía un 0,3% al comienzo de la tarde en el continente. Los papeles en Italia bajaban un 0,3%, agregándose a sus pérdidas previas. Italia está enfrentando el peor brote de coronavirus en Europa.

El índice mundial de MSCI, que incluye acciones de 47 países, cedía un 0,33% a las 1237 GMT. La medición sufrió el lunes su mayor declive diario en dos años.

Las acciones europeas se apuntaron este lunes su mayor pérdida diaria desde junio de 2016, ya que la preocupación en torno a la propagación del nuevo virus más allá de China afectaba a los mercados globales y al apetito por el riesgo.

Los mercados de bonos del sur de Europa, que mostró síntomas iniciales de estabilización, dieron paso a nuevas ventas no solo de papeles italianos, sino también griegos, españoles y portugueses.

Los futuros E-Mini del índice referencial S&P 500 repuntaron un 0,7% más temprano, pero luego recortaban algunas ganancias y operan con un alza de solo el 0,3%.

En Asia, el golpeado mercado surcoreano avanzó un 0,6%, ayudando a la estabilización del índice amplio de MSCI de acciones de Asia-Pacífico excluyendo Japón. El Nikkei japonés cayó un 3,4%, mientras que el índice de acciones destacadas de Shanghái bajó un 1,6%.

La cifra de muertes por el coronavirus ascendió a siete en Italia este lunes y varios países de Oriente Medio se enfrentaban a sus primeras infecciones, aumentando el temor a una pandemia.

La fuerte apuesta por los bonos dejó el rendimiento de los papeles del Tesoro estadounidense a 10 años en el 1,39%, acumulando un desplome de casi 20 puntos básicos en solo tres sesiones. Los retornos se acercaban rápidamente a su mínimo histórico del 1,321% tocado en julio de 2016.

En las divisas, el euro se depreciaba un 0,2%, a 1,0835 dólares, mientras que su par estadounidense cedía un 0,1%, a 110,61 yenes, lejos de su cota más elevada en 10 meses, de 112,21.

Frente a una cesta de seis destacadas monedas, el billete verde operaba estable.

En materias primas, el oro entró en territorio de toma de beneficios tras tocar un pico de siete años en la noche, y caía un 0,7%, a 1.649,26 dólares la onza. El petróleo bajaba un 0,43% tras las fuertes pérdidas del lunes.