Buenos Aires. Los mercados financieros de Argentina operaban en baja el miércoles por ajustes de posiciones tras los recientes feriados de Navidad y de cara al cierre de posiciones anuales, en momentos en que el riesgo país renovaba niveles máximos en más de cuatro años.

"El adverso clima en Wall Street, que se extiende tras el traspié de la Fed, contagió a los activos domésticos dado que todavía continúa reinando la desconfianza entre los operadores, tal como refleja el 'termómetro' del riesgo país", dijo Gustavo Ber, economista de la consultora Estudio Ber.

El riesgo país de Argentina medido por el banco JP.Morgan subía importantes 17 puntos básicos, a 837 unidades, nivel máximo desde octubre de 2014.

El bursátil Merval de Buenos Aires caía un 3,44%, a 27.498,39 puntos, a las 13.35 hora local (1635 GMT), influenciado nuevamente por la tendencia impuesta desde acciones financieras y energéticas.

El peso en la plaza mayorista se depreciaba un 1,25%, a 38,45/38,48 por dólar, con lo que acumula una merma del 51,53% en lo que va del año.

Los bonos soberanos en la plaza extrabursátil bajaban en promedio un 0,5%, en una tendencia encabezada por las emisiones dolarizadas.

"Con los mercados cerrados el 24 de diciembre, los ADRs argentinos acompañaron las fuertes caídas de los activos de riesgo", dijo el Grupo SBS en un informe.  

El peso en la plaza mayorista se depreciaba un 1,25%, a 38,45/38,48 por dólar, con lo que acumula una merma del 51,53% en lo que va del año.

Por su parte, la moneda local en la franja informal caía un 2,52%, a 39,25/39,75 unidades, en un contexto de escasas anotaciones de importancia.