Buenos Aires. El acuerdo alcanzado la semana pasada entre el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión Europea (UE) "abre un panorama de crecimiento" para Argentina, afirmó este martes el presidente argentino, Mauricio Macri.

"Con Uruguay, Paraguay y Brasil hicimos un equipo. Nos pusimos a trabajar todos juntos, generamos simpatías", dijo Macri en un acto en la ciudad de Las Flores, 190 kilómetros al sur de Buenos Aires, donde supervisó el avance de obras carreteras.

"Logramos (el acuerdo) porque apostamos a dialogar, a construir buenas relaciones. Vamos a poder vender productos y más servicios a mucha más gente. Son 500 millones de personas más, a las que ya les vendíamos pero con aranceles muy caros", sostuvo.

Macri expuso que el entendimiento "abre un panorama de crecimiento para el país, abre una ruta que si la recorremos como corresponde, vamos a poder crecer mucho".

"Muchas empresas que están en Europa se van a animar a venir a producir productos para luego exportar" a otros destinos, dijo el presidente.

Macri expuso que el entendimiento "abre un panorama de crecimiento para el país (...) muchas empresas que están en Europa se van a animar a venir a producir productos para luego exportar" a otros destinos.

El acuerdo implica la integración de un mercado de casi una cuarta parte del Producto Interno Bruto (PIB) mundial, con más de US$100.000 millones en comercio de bienes y servicios, según datos de la cancillería argentina. 

Contempla la eliminación de aranceles para el 93% de las exportaciones del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) a la UE y un trato preferencial para el 7% restante.

Respecto a bienes industriales, el bloque europeo liberalizará casi la totalidad de su comercio, mientras que el Mercosur lo hará en un 80%.

Iniciadas en la década de 1990, las negociaciones del Mercosur y la UE estuvieron interrumpidas entre 2004 y 2010, debido a la resistencia de ambas partes a hacer más concesiones.

Del lado europeo, las resistencias fueron en el plano agrícola, mientras que del lado sudamericano estuvieron en el sector industrial.

Retomadas en 2012, las negociaciones volvieron a entrar en un impasse al momento de presentar las respectivas ofertas a inicios de 2014, pero de nuevo ganaron impulso en 2017.

Tras el anuncio formal de los ministros del Mercosur y los comisarios de la UE, el texto del acuerdo será sometido a una revisión legal de estilo, para posteriormente ser firmado y remitido a los respectivos cuerpos legislativos para su ratificación.