Buenos Aires. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) destacó una importante desaceleración del valor de las exportaciones de bienes y servicios de América Latina y el Caribe hacia el mundo, con un freno respecto al año anterior que las ubicaron en 9,7% en el primer semestre del 2018.

En su último informe Monitor de Comercio e Integración 2018 divulgado este miércoles, el BID advirtió que existe una "vulnerabilidad de la región a dinámicas externas", lo cual realza la "necesidad de diversificar la oferta exportable".

"En una perspectiva más estructural, el bajo nivel de sofisticación de la oferta exportable deja a la región expuesta a estos riesgos externos. Por una parte, no se han dado los aumentos de calidad necesarios para posicionarse en los mercados globales más rentables", reflejó el informe de la entidad.

Aunque el valor de las exportaciones de la región se mantuvo en alza producto del aumento de sus precios (6,8%), registró una baja en sus volúmenes, a lo cual se suma que América Latina y el Caribe "ha perdido cuota de mercado en la región".

"Hacia el futuro, la coyuntura incorpora crecientes riesgos a la baja vinculados a la inestabilidad de la demanda externa, la apreciación del dólar y los efectos de las tensiones comerciales globales", agregó el texto.

"Hacia el futuro, la coyuntura incorpora crecientes riesgos a la baja vinculados a la inestabilidad de la demanda externa, la apreciación del dólar y los efectos de las tensiones comerciales globales", agregó el texto.

El BID instó a una mayor sofisticación de la oferta exportable además de precisar la "urgencia de adoptar políticas de integración comercial que estimulen relaciones de complementación productiva más complejas y flujos comerciales de mayor sofisticación".

Las ventas externas de bienes de la región latinoamericana y caribeña fueron en el primer semestre del 2018 "las menos dinámicas del mundo", con un crecimiento de 3,1% interanual, según destaca el Monitor de Comercio e Integración 2018.

El BID abogó por una mayor integración regional en virtud de que los productos latinoamericanos exportables ganen más competitividad en el mundo.