Londres. El primer ministro, Boris Johnson, dijo este lunes que no se desanimaba por el intento de los legisladores de bloquear un Brexit sin acuerdo, que lo encamina a un enfrentamiento con el Parlamento, que aprobó una legislación que exige que retrase la salida de la Unión Europea si no hay un nuevo acuerdo.

Mientras navega la tormenta del Brexit, Johnson suspenderá el parlamento durante más de un mes a partir de este lunes después de que se vote sobre su última demanda de elecciones anticipadas, una moción que probablemente perderá.

Johnson había decretado la suspensión, llamada prórroga, el mes pasado en lo que los opositores consideraron como un intento de hacer a un lado a los legisladores mientras intenta sacar al país de la Unión Europea antes del 31 de octubre, con o sin un acuerdo de divorcio.

Brexit, el acontecimiento geopolítico más importante en el Reino Unido en décadas, sigue en cuestión tres años después del referéndum de 2016, con posibles resultados que van desde una salida sin acuerdo hasta el abandono de todo intento.

"Permanezco absolutamente imperturbable por lo que pueda ocurrir en el Parlamento", dijo Johnson en Dublín antes de conversaciones con el primer ministro irlandés, Leo Varadkar.

Johnson, un experiodista que se burló de la UE y luego que se convirtió en el rostro de la campaña del Brexit en 2016, ha prometido en repetidas ocasiones la salida de la Unión Europea el 31 de octubre y ha dicho que no tolerará ningún retraso.

"Permanezco absolutamente imperturbable por lo que pueda ocurrir en el Parlamento", dijo Johnson en Dublín antes de conversaciones con el primer ministro irlandés, Leo Varadkar.

Irlanda le dijo a Johnson este lunes que debe hacer propuestas específicas sobre el futuro de la frontera entre Irlanda, miembro de la Unión Europea, e Irlanda del Norte, una provincia británica, si quiere evitar un Brexit sin acuerdo.

"En ausencia de acuerdos alternativos, no hay salvaguarda para nosotros", dijo Varadkar, de pie junto a Johnson fuera del gobierno irlandés, a periodistas.

"Estamos abiertos a alternativas, pero deben ser realistas, legalmente vinculantes y viables, y hasta la fecha no hemos recibido esas propuestas".