Sao Paulo. La Asociación Brasileña de Comercio Electrónico (ABComm), en asociación con Compre & Confie, una compañía de inteligencia de mercado centrada en el e-commerce, publica un informe sobre las variaciones en los ingresos del comercio electrónico brasileño causadas por la crisis del nuevo coronavirus (Covid- 19).

El estudio compara las ventas realizadas en febrero y marzo de 2020 con las del mismo período de dos meses en 2020 y muestra un aumento significativo en el consumo dentro del comercio minorista digital.

En números, el análisis muestra que hubo un aumento importante en el consumo en las categorías de supermercados (80%), salud (111%) y belleza y perfumería (83%). Por otro lado, los segmentos como cámaras, videocámaras y aviones no tripulados (-62%), Games (-37%), electrónica (-29%) y Automotive (20%), mostraron una fuerte disminución en el período.

“Hubo un cambio significativo en el comportamiento del consumidor con la llegada de Covid-19. Los sectores que generalmente muestran buenos resultados tuvieron una caída significativa, mientras que otros, de menor tamaño en el comercio electrónico, ganaron importancia", destaca André Dias, director ejecutivo de Compre & Confie.

"La tendencia es que el escenario continúe de esa manera, con consumidores cada vez más involucrados en compras a distancia y moviendo significativamente el consumo de categorías relacionadas con las necesidades básicas del día a día y el esfuerzo de prevención de Covid-19", añade el ejecutivo.

Este es un punto de vista compartido por Mauricio Salvador, presidente de ABComm, quien afirmó que la falta de movilidad urbana es una atracción valiosa para los minoristas digitales.

"Las empresas que no han llevado su modelo de negocio a Internet ahora están en desventaja, y corren serios riesgos de supervivencia, especialmente teniendo en cuenta el hecho de que no sabemos cuánto durará esta crisis", dice. “Es necesario buscar presencia digital. Es posible comenzar a vender en línea de forma rápida y sencilla, sin la necesidad de grandes inversiones”, agrega.

Al mismo tiempo que la oportunidad es real, debe surgir un nuevo desafío en los próximos días: la logística para las entregas.

Según ABComm, el sector ya muestra preocupación por las medidas que podrían restringir la circulación de las empresas que realizan entregas en las ciudades, un factor que puede socavar la confianza del consumidor con el comercio minorista digital.

“Es una preocupación válida y estamos viendo cada vez más empresas que buscan alternativas a este escenario. En los Estados Unidos, observamos el movimiento de Amazon para contratar profesionales para centros de distribución y redes de entrega, por ejemplo. Estamos atentos a observar cómo debería ser este comportamiento en Brasil con la cuarentena instalada en gran parte del país”, concluye Salvador.