El "Cyber Monday" se encaminaba a recaudar este lunes un récord de US$7.800 millones en ventas por internet, poniendo a prueba los límites de las operaciones de comercio electrónico de algunos minoristas, mientras los compradores buscaban descuentos en todo, desde Lego a televisores de pantalla gigante.

Minoristas como Target Corp están ofreciendo entregas sin límite mínimo de pedidos, haciendo todo lo posible por atraer la atención de los clientes en un mercado altamente competitivo.

Los minoristas estadounidenses también bombardearon a los compradores con miles de correos electrónicos promocionales, algo que provocó la ira de muchas personas que se quejaron del aluvión de comunicaciones por el Cyber Monday en comparación años pasado.

"Sí, minoristas, soy consciente de que es Cyber Monday incluso aunque no me mande 150 correos electrónicos", tuiteó Keina (@RealMamaEagle), una usuaria de Delaware.

Las cifras del Cyber Monday palidecen en comparación con las ventas por US$30.700 millones generadas por el gigante chino del comercio electrónico Alibaba en el Día de los Solteros, celebrado también este mes.

En el último conteo, los minoristas habían reportado US$531 millones en ventas por internet, en camino de lograr ventas por US$7.800 millones, según Adobe Analytics, que sigue las transacciones de la mayoría de las principales minoristas online de Estados Unidos.

No obstante, las cifras palidecen en comparación con las ventas por US$30.700 millones generadas por el gigante chino del comercio electrónico Alibaba Group Holding Ltd en el Día de los Solteros, celebrado también este mes.

Se prevé que el Cyber Monday atraiga a 75 millones de compradores, lo que pondrá duramente a prueba las plataformas online de los minoristas, así como sus operaciones de envío. Si no están respaldadas por la infraestructura técnica apropiada, el intenso tráfico provocará problemas como desconexiones y otras incidencias técnicas.

Se espera que los principales descuentos del Cyber Monday sean en los juguetes, dijo Adobe Analytics, ya que los minoristas intentarán llenar el vacío dejado por la quiebra del principal minorista juguetero estadounidense, Toys 'R' Us.