México registró caídas interanuales de 22,2% en sus importaciones y de 7,7% en sus exportaciones de productos en agosto, lo que generó un nuevo récord en el superávit, de US$ 6.116 millones, informó este lunes el Inegi.

Las importaciones sumaron US$ 30,863 millones, con 13 descensos interanuales seguidos; mientras que las exportaciones totalizaron US$ 36,979 millones, con seis bajas continuas.

Al mismo tiempo, las importaciones se mantuvieron por quinto mes consecutivo en caídas superiores a 20%; en tanto que las exportaciones mostraron una mayor recuperación interanual por tercer mes, desde el desplome de 56,7% en mayo.

Entre los factores que han permitido recobrar parte de lo perdido en las ventas externas mexicanas están: una menor caída de las importaciones de Estados Unidos (su primer socio comercial), la estabilidad en la adquisición de insumos, partes y componentes desde China (su segundo socio comercial) y el alza de los precios del oro.

Sobre todo, con condiciones similares al resto del mundo, las exportaciones mexicanas siguen afectadas por los efectos del COVID-19, que han golpeado al consumo y la producción global.

Hasta ahora, más de 80 países cerraron sus fronteras a las llegadas desde países con infecciones, ordenaron el cierre de empresas, instruyeron a sus poblaciones a ponerse en cuarentena y cerraron escuelas a aproximadamente 1.500 millones de niños.

En agosto y a tasas anuales, las exportaciones petroleras retrocedieron 11,4%, a US$ 1.696,4 millones, y las no petroleras descendieron 7,5%, a US$ 35.282,6 millones.

Al interior de estas últimas, las ventas agropecuarias disminuyeron 5%, las extractivas subieron 41,7% y las manufactureras se redujeron en 8,3%.

Por último, dentro del sector de las manufacturas, las exportaciones automotrices alcanzaron US$ 12.144,9 millones (-11,9%) y las no automotrices fueron por US$ 21.394,5 millones de dólares (-6,1%).

Desde que se informaron por primera vez las infecciones por coronavirus COVID-19 en diciembre de 2019, la crisis ha tenido un impacto significativo en la economía mundial. La economía mexicana se contrajo 10,1% en el primer semestre de 2020, con una caída prevista que bordea esa cifra para todo el año, lo que afecta a las importaciones.

En agosto, las compras foráneas mexicanas de bienes de consumo fueron por 3.449,4% (-34,5%), las de bienes intermedios por 24.522,9 (-20,4%) y las de bienes de capital por 2.891 millones (-19,8%), a tasas anuales.

Con series ajustadas por estacionalidad, en agosto de 2020 las exportaciones totales de mercancías reportaron un crecimiento mensual de 4,88%, el cual fue resultado de avances de 4,25% en las exportaciones no petroleras y de 19,86% en las petroleras.

También con un ajuste estacional, las importaciones totales mostraron un incremento mensual de 7,01%, el cual se derivó de aumentos de 6,32% en las importaciones no petroleras y de 15,55% en las petroleras.

Por tipo de bien, se presentaron alzas mensuales de 8,04% en las importaciones de bienes de consumo, de 7,37% en las de bienes de uso intermedio y de 2,87% en las de bienes de capital.