Lima.- Tras periodos de continua caída, las importaciones peruanas muestran un desempeño positivo, entre enero y septiembre de este año crecieron 10.7% respecto al similar periodo del 2017, indicó la Sociedad de Comercio Exterior (Comex Perú).

El gremio empresarial refirió que, entre enero y septiembre de 2018 las importaciones peruanas sumaron US$32.260 millones, según cifras de la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat).  

“De esta manera, reafirmaría su dinamismo que empezó en 2017, tras tres años de caída”, subrayó Comex Perú.

Señaló que este resultado positivo fue impulsado por el crecimiento de las importaciones de bienes intermedios (+18.4%), las de bienes de consumo (+4.4%) y las de bienes de capital (+4.1%). 

En el mes de septiembre, las importaciones sumaron US$3.485 millones, un 1.1% más que en el mismo mes de 2017. 

En lo que respecta al origen de las importaciones peruanas, en el periodo enero-setiembre de este año, China lideró el ranking, con adquisiciones por US$7.366 millones  (+13.7%), seguida por Estados Unidos, con US$6.947 millones (+17%).

“Entre estos dos mercados se concentró el 44.4% del total de nuestras importaciones a nivel global”, subrayó Adex. 

Asimismo, Brasil, Ecuador y México, con US$1.738 millones (-4.9%), US$1.500 millones (+41.8%) y US$1.468 millones(+10.9%), respectivamente, se encuentran también en el top 5 de nuestro ranking de importación.

Bienes intermedios lideran el crecimiento. En el periodo analizado, las importaciones de bienes intermedios representaron un 49.3% del total y sumaron US$15.894 millones, lo que reflejó un incremento del 18.4% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Al realizar el desagregado, destacan las importaciones de combustibles, que representaron un 32.4% de las compras del rubro y alcanzaron un valor de US$5.154 millones (+30.1%).

Los principales productos importados fueron los aceites crudos de petróleo US$2.172 millones; +24.3%), que representaron un 42.1% de las importaciones de combustibles, así como el diésel 2 con un contenido de azufre menor o igual a 50 ppm (1.256 millones; +16.5%).

En cuanto a este último, cabe resaltar que el 96.1% de las importaciones provino de Estados Unidos.

Asimismo, las compras de materia prima para la industria (+14%) y agricultura (+9%), que representaron el 60.1% y el 7.4% de los bienes intermedios importados, respectivamente, mantuvieron una tendencia positiva.

En el primer grupo destacaron las compras de maíz duro amarillo (US$540 millones; +3.2%) y los demás trigos (US$380 millones; +8.8%); y en el segundo, las tortas y demás residuos sólidos de la extracción del aceite de soya (US$416 millones; +22.6%) y las demás preparaciones utilizadas para la alimentación de animales (US$71 millones; +32.6%).

Bienes de capital aún por debajo de niveles previos. En cuanto a las importaciones de bienes de capital, que sumaron US$9.050 millones y representaron un 28.1% del total, registraron un crecimiento del 4.1% con respecto al mismo periodo del año anterior.

El dinamismo de este rubro estuvo impulsado, principalmente, por los bienes de capital de equipos de transporte (+15.2%), con un valor de US$2.288 millones, y fueron las camionetas pick-up con carga máxima menor o igual a 4.537 T (207 millones de dólares; +21.7%) las que más destacaron. 

Asimismo, los bienes de capital para la agricultura mostraron un desempeño positivo (+12.1%), con un valor de US$126 millones, y resaltaron las demás máquinas para la limpieza de productos agrícolas (US$14 millones; +93.6%).

En cuanto a los materiales de construcción, estos sumaron un valor de US$942 millones (+2.4%) y sobresalieron las barras de hierro o acero sin alear (US$105 millones; +22.7%). 

Por último, los bienes de capital para la industria, que representan el 62.9% de las importaciones de este rubro, mostraron un crecimiento más moderado (+0.3%).

Los productos que más destacaron fueron los celulares (US$789 millones; +2.2%), de los cuales importamos el 93.5% de China.

Bienes de consumo mantienen dinamismo. Por último, los bienes de consumo, que representaron un 22.6% del total de las importaciones, sumaron un valor de US$7.291 millones, un 4.4% más que en el periodo enero-septiembre de 2017.

Las compras de bienes de consumo no duradero, que representaron el 55.6% del total, alcanzaron un valor de US$4.055 millones (+3.6%).

Los productos importados que destacaron en este rubro fueron los demás medicamentos para uso humano (US$234 millones; +5.5%) y los demás calzados con parte superior de material textil y suela de caucho o plástico (US$156 millones; +21.3%). 

En lo que respecta a las compras de bienes de consumo duradero, que representaron el 44.4% de las importaciones del rubro, sumaron un total de US$3.236 millones (+5.5%).

En este grupo, las importaciones de vehículos de cilindrada entre 1.500 cm3 y 3,000 cm3, que alcanzaron los US$491 millones entre enero y setiembre, mantuvieron la tendencia negativa de los últimos meses, con una caída del 13.2%, asociada, en buena parte, al aumento del impuesto selectivo al consumo.

Por otro lado, las importaciones de televisores, que sumaron un total de US$392 millones, crecieron un 29.5% entre enero y setiembre.

Tal como las cifras lo indican, en lo que va del año, nuestras importaciones vienen registrando un desempeño positivo que podría estar asociado al mejor dinamismo de nuestras industrias.

Si bien es cierto que nuestras compras de bienes intermedios y de consumo han alcanzado niveles superiores al de años previos, las de bienes de capital aún no alcanzan tal dinamismo.

Ante ello, es esencial un panorama de estabilidad política que genere un mayor clima de confianza empresarial en el país y asegure la ejecución de proyectos e inversiones en cartera para potenciar nuestra industria.