Londres. La reina Isabel II instó a Reino Unido a buscar consensos y tener una perspectiva global, en una petición codificada a la clase política para que resuelva la crisis del Brexit, que tiene preocupados por igual a inversores y aliados.

Mientras continúa la cuenta atrás para el 29 de marzo, fecha oficial prevista para el Brexit, el Reino Unido atraviesa la crisis política más profunda en medio siglo, sin que sus dirigentes se pongan de acuerdo sobre cómo salir de la UE o incluso sobre si escindirse del proyecto europeo al que se unió en 1973.

Aunque Isabel, de 92 años, no mencionó el Brexit explícitamente en un discurso en el Instituto de Mujeres en Norfolk, la monarca dijo que cada generación se enfrentaba a "nuevos desafíos y oportunidades".

"A medida que buscamos nuevas respuestas en la era moderna, por mi parte prefiero las recetas probadas y comprobadas, como hablar bien de los demás y respetar diferentes puntos de vista; reunirse para buscar consensos, y nunca perder de vista una perspectiva general", dijo la reina.

Los comentarios fueron interpretados como una señal codificada para la clase política británica. El Times titulaba: "Dejad ya la pelea del Brexit, le dice la reina a los políticos enfrentados", mientras que la BBC dijo que no había duda de que la monarca estaba enviando un mensaje.

Como jefa de Estado, la reina mantiene un papel neutral sobre la política en público y no puede votar aunque antes del referéndum de 2014 sobre la independencia escocesa hizo una sutil petición a los escoceses para que pensaran detenidamente sobre su futuro.