Bruselas. Los líderes de la Unión Europea aseguraron este jueves a la primera ministra Theresa May que el tratado del Brexit que ella acordó el mes pasado, y cuya aprobación busca en el Parlamento británico, no debería someter a Reino Unido a las normas del bloque de manera permanente.

Los líderes, reunidos durante una cena en Bruselas, respondieron a una solicitud de May, un día después del fracaso de un intento de sus propios legisladores por apartarla del Gobierno.

Ella buscó ayuda para superar la resistencia doméstica a la llamada "barrera" ("backstop") norirlandesa en el tratado, una cláusula que obliga a Londres a seguir las regulaciones comerciales de la UE hasta que se encuentre una mejor manera de evitar una "frontera rígida" en toda Irlanda.

La reunión solo pareció un intento por ganar tiempo hasta después de Navidad, cuando May debe obtener la aprobación parlamentaria para su acuerdo o enfrentar el riesgo de un divorcio caótico con el bloque en marzo. Muchos diplomáticos esperan nuevas conversaciones de alto nivel el próximo año.

No está claro qué más puede ofrecer Bruselas ya que los líderes todavía no están seguros de lo que Londres desea, dijeron los funcionarios de la UE.

Es discutible si la UE ha hecho lo suficiente para garantizar que May pueda ganar una votación dentro de las cinco semanas en una Cámara de los Comunes profundamente dividida sobre cómo e incluso si abandonar la UE.

Pero no está claro qué más puede ofrecer Bruselas ya que los líderes todavía no están seguros de lo que Londres desea, dijeron los funcionarios de la UE.

En una ruptura con la norma de los últimos dos años, cuando las declaraciones de May a los otros 27 líderes se encontraron en gran parte con el silencio, debió responder por casi una hora consultas que buscaban que explicara con mayor claridad qué busca.

Todos los líderes descartaron nuevos acuerdos legalmente vinculantes para enmendar el paquete.

Algunos funcionarios de la UE también descartaron cualquier otra medida. Los líderes echaron por tierra una línea en un borrador anterior de su declaración que ofrecía la posibilidad de que se pudieran dar más "garantías" en enero. Funcionarios británicos dijeron que todavía tienen esperanzas de recibir más ayuda.

"Confíen en mí", les dijo May a sus pares, según un funcionario británico. Al advertir sobre el riesgo de un fracaso "accidental" en obtener un acuerdo, dijo que la mayoría en el Parlamento quiere evitar eso, pero necesita garantías de que la barrera no es una "trampa".

Una persona informada sobre los intercambios dijo que May fue "interrogada" por los líderes. "Todos preguntaron: ¿Qué es exactamente lo que quiere?", dijo. "Ella no tenía respuestas sólidas", agregó.