Bruselas. Los principales negociadores para el Brexit de la Unión Europea y Reino Unido se reunieron este viernes para desayunar, horas después de que el primer ministro británico Boris Johnson y su homólogo irlandés sorprendieran al comunicar que habían encontrado un camino para un posible acuerdo en sus conversaciones de última hora del jueves.

Con el Reino Unido a punto de abandonar el bloque comercial más grande del mundo el 31 de octubre, la resolución del Brexit sigue siendo una incógnita: todavía no se sabe en qué condiciones se producirá, o incluso si llegará a tener lugar finalmente.

En una semana convulsa, las negociaciones del Brexit han cambiado mucho, comenzando con una discusión pública entre Londres y Bruselas y terminando con una reunión calificada de "muy positiva" por el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar.

El negociador jefe de la UE, Michel Barnier, se reunió con el secretario británico para el Brexit, Steve Barclay, para desayunar en la sede de la Comisión Europea en Bruselas, un encuentro que podría allanar el camino hacia un acuerdo en la próxima cumbre del 17 y 18 de octubre.

"Creo que es posible que lleguemos a un acuerdo, que se firme un tratado que permita que Reino Unido abandone la UE de forma ordenada para finales de octubre", dijo Varadkar a los periodistas irlandeses después de la reunión.

"Creo que es posible que lleguemos a un acuerdo, que se firme un tratado que permita que Reino Unido abandone la UE de forma ordenada para finales de octubre", dijo Varadkar a los periodistas irlandeses después de la reunión.

En una declaración conjunta, los dos líderes dijeron que veían "una vía hacia un posible acuerdo", si bien agentes de ambos países guardaron silencio sobre los compromisos -si es que los había- a los que se había llegado para solventar el punto muerto para el Brexit de la frontera de Irlanda.

Para llegar a un acuerdo, Johnson debe resolver las complejidades de la frontera irlandesa antes de obtener la aprobación de las mayores potencias de Europa, y luego lograr el apoyo para cualquiera sea el acuerdo del Parlamento británico, el cual suspendió de forma ilegal el mes pasado y en el que no tiene mayoría.

Johnson, la cara más visible de la campaña del referéndum sobre el Brexit de 2016, no hizo más comentarios sobre la reunión con Varadkar.