Londres. El gobierno británico profundizó este miércoles advertencias de que una falta de acuerdo en torno al Brexit afectará a la economía, pero reconoció que el plan de la primera ministra Theresa May, al que se oponen muchos de sus propios legisladores, será más perjudicial que quedarse en la Unión Europea.

Según el acuerdo que May logró con otros líderes de la Unión Europea, la producción nacional sería un 2,1% menor en poco más de 15 años respecto de si Reino Unido siguiera en el bloque, señaló el gobierno.

Pero si no hubiera acuerdo, la distancia sería de un 7,7%.

El informe fue utilizado por los opositores al Brexit, que señalaron que echaba por tierra las promesas de que abandonar la UE haría a Reino Unido y a los británicos más prósperos.

"Demoró hasta esta mañana que el secretario de Finanzas finalmente lo admitiera: sería mejor que nos quedáramos en la UE", dijo la legisladora de la oposición laborista Alison McGovern. "Él confesó que el acuerdo del gobierno traería 'impedimentos' al comercio. Eso significa una amenaza al empleo".

Los pronósticos asumieron para efectos de comparación que no habría cambios en las reglas migratorias, pero que sí se introducirían algunas barreras comerciales no arancelarias.

Sin embargo, la percepción de que la inmigración era demasiado alta por la política de libertad de movimiento de la UE fue una razón clave por la que muchos británicos votaron por abandonar la UE en el referendo de 2016.

May dijo este miércoles que no es posible celebrar un segundo referéndum sobre el Brexit antes de que Reino Unido abandone la UE el 29 de marzo del próximo año.