Berlín. La canciller alemana Angela Merkel dijo este miércoles que todavía hay muchas posibilidades de que el divorcio del Reino Unido de la Unión Europea tenga lugar con un acuerdo, aunque Berlín está preparado para un Brexit caótico en el caso de que eso no ocurra.

El objetivo declarado del primer ministro británico, Boris Johnson, es persuadir a la UE de otorgarle un nuevo pacto en la cumbre del 17 y 18 de octubre. El Parlamento británico aprobó una ley que lo obliga a pedirle a Bruselas un retraso hasta el 2020 en la planeada salida del bloque el 31 de octubre a menos que logre un acuerdo, algo que Johnson ha dicho que no hará.

"Todavía tenemos muchas posibilidades de conseguir un (Brexit) organizado y el gobierno alemán hará todo lo posible para que eso sea posible, hasta el último día. Pero también digo que estamos preparados para un Brexit turbulento", dijo Merkel al parlamento.

"Pero el hecho es que después de la retirada del Reino Unido, tenemos un competidor económico en nuestra puerta, incluso si queremos mantener una estrecha cooperación económica, exterior, de seguridad y de lazos de amistad", añadió Merkel.

Haciéndose eco de sus comentarios, el ministro de exteriores alemán Heiko Maas le dijo al Parlamento que "no nos gusta (el Brexit), pero no le tememos porque nos hemos preparado por largo tiempo, incluyendo el caso de un Brexit desordenado".

Haciéndose eco de sus comentarios, el ministro de exteriores alemán Heiko Maas le dijo al Parlamento que "no nos gusta (el Brexit), pero no le tememos porque nos hemos preparado por largo tiempo, incluyendo el caso de un Brexit desordenado".

La Cámara de Comercio británica en Alemania, que impulsa los lazos comerciales entre los dos países, aseguró que incluso pese a que el Brexit causaba incertidumbre sería mejor retrasarlo.

"Creemos que las consecuencias negativas de un Brexit sin acuerdo son tan grandes que un retraso realmente tiene sentido", aseguró el presidente de la agrupación comercial, Michael Schmidt, en una conferencia de prensa.

Un Brexit desordenado alteraría fuertemente el comercio, especialmente en las cadenas de suministros para los fabricantes, entre Gran Bretaña y la UE, su mayor mercado de exportación, y causaría una mayor incertidumbre legal para las empresas y los ciudadanos.

Merkel afirmó que una vez que se produzca el Brexit, los restantes 27 miembros de la UE deben unirse y fortalecer el proyecto.