Londres.- La oficina de la primera ministra británica, Theresa May, calificó como una "especulación" el reporte de un diario que indicó que habrá un acuerdo sobre todas las aduanas de Reino Unido en el acuerdo sobre la retirada de la Unión Europea.

Según The Sunday Times, el plan resolverá el contencioso asunto de la frontera irlandesa, principal obstáculo en las conversaciones por el Brexit, al evitar la necesidad de tratar a Irlanda del Norte de forma diferente al resto de Reino Unido.

A falta de solo cinco meses para la salida de la UE, las negociaciones se encuentran en un impás, generando incertidumbre en el mundo empresarial y una gran volatilidad de la libra esterlina en reacción a cualquier noticia sobre un posible avance en las conversaciones.

Reuters reportó este viernes que la UE sugirió un acuerdo de fronteras tras el Brexit que cubra todo Reino Unido. Esto podría ayudar a Londres a fijar sus reglas comerciales mientras la provincia británica de Irlanda del Norte permanece provisionalmente alineada con la UE. 

El ministro de Vivienda británico, James Brokenshire, dijo el domingo que Irlanda del Norte sigue siendo un escollo en las conversaciones, en referencia a la incapacidad de alcanzar todavía un acuerdo que evite una "frontera dura" entre la provincia británica e Irlanda, miembro de la UE, si no se encuentra una solución mejor.

"Sigue siendo un foco principal de atención para lograr el acuerdo", afirmó a la BBC.

Al ser preguntado sobre el reporte de diario, un portavoz de la oficina de May dijo: "Es todo una especulación. La primera ministra ha dejado claro que estamos logrando buenos progresos en la relación futura y que el 95 por ciento del acuerdo de retirada está acordado y las negociaciones prosiguen".

The Sunday Times señaló que el gabinete de May se reunirá el martes para discutir el plan y que espera que haya suficiente progreso el viernes, para que la UE pueda anunciar una cumbre especial. Diplomáticos de la UE dijeron el viernes a Reuters que dudan que pueda cerrarse un acuerdo a tiempo para una cumbre fijada tentativamente para el 17-18 de noviembre, pero que podría ocurrir tal vez una semana más tarde.