Londres.- El primer ministro británico, Boris Johnson, sufrió un revés este sábado, cuando la Cámara de los Comunes aprobó por 322 votos contra 306 una enmienda que obliga al gobierno a solicitar una prórroga del "brexit" más allá del 31 de octubre, la fecha para la ruptura británica de la UE. La iniciativa fue introducida por el diputado independiente Oliver Letwin (exconservador), y pide posponer la ratificación definitiva del acuerdo del "brexit" hasta que la legislación que debe implementarlo sea aprobada.

Se trata de la primera de las votaciones que realizará esta jornada la Cámara de los Comunes, que ha visto una serie de debates en medio de los esfuerzos de Johnson, que busca que el Parlamento apoye el acuerdo del "brexit” que alcanzó con Bruselas el 17 de octubre.

A juicio del premier, ha llegado "finalmente el momento” de resolver la retirada del Reino Unido de la Unión Europea (UE).
En el comienzo de la sesión extraordinaria, Johnson afirmó es hora de "construir una nueva relación" con el bloque europeo. "Es ahora el momento que esta gran Cámara de los Comunes se una y creo que la gente en casa tiene esperanza y espera (que apoye el acuerdo)", puntualizó el líder conservador. "La cámara no necesita que le recuerden que éste es el segundo acuerdo (del "brexit”) y la cuarta votación, tres años y medio después de que el país votó a favor del ‘brexit'”, agregó.

Acuerdo "peor que el otro”. Por su parte, la ex primera ministra británica Theresa May pidió en el Parlamento el voto favorable para el nuevo acuerdo. "Todos aquellos que quieran evitar un ‘brexit' sin acuerdo tienen que votar a favor", afirmó.  "Los inversores quieren poder invertir en el Reino Unido, quieren saber que este país sigue hacia adelante”, señaló May.

En tanto, el líder laborista, Jeremy Corbyn, criticó en duros términos el acuerdo, y aseguró que "no se puede engañar" a los diputados para que lo respalden. "No se puede confiar en este Gobierno (conservador) y no se puede engañar a estos escaños", dijo Corbyn, quien aseguró que el nuevo documento es peor que el negociado por su predecesora, la conservadora Theresa May, porque pone en peligro "miles de puestos de trabajo británicos" y puede perjudicar el medioambiente.

La facción más euroescéptica del Partido Conservador, que votó en contra del acuerdo de May a principios de este año, se ha pronunciado a favor del pacto de Johnson, lo que aumenta las posibilidades de que sea ratificado. El norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) se ha posicionado, sin embargo, en contra, por lo que el primer ministro necesita el apoyo o la abstención de diputados de la oposición para sacar adelante el texto.