Londres. La primera ministra británica, Theresa May, suspenderá la votación parlamentaria de este martes sobre su acuerdo de Brexit, reportó la BBC, tras repetidas advertencias de legisladores de que la magnitud de su esperada derrota podría hundir su gobierno.

May realizó una teleconferencia con sus principales ministros este lunes para discutir qué hacer con su acuerdo de compromiso, que permitía a Reino Unido abandonar el bloque y seguir dentro de la órbita de la UE.

Aunque no había declaraciones oficiales sobre la votación, dos fuentes dijeron a la editora política de la BBC, Laura Kuenssberg, que la iniciativa había sido retirada. Un reportero del Financial Times dijo que un funcionario cercano al gabinete confirmó también que la votación sería cancelada.

May y sus ministros habían repetido de manera insistente que la votación seguiría adelante, tal y como estaba planeado. Su portavoz aseguró a los periodistas este lunes que no había planes de suspenderla.

El reporte que indicó que May podría cancelar la votación se conoció apenas horas después de que el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) dijera en un dictamen de emergencia que Londres puede revocar su aviso formal de salida del bloque.

La libra esterlina cayó hasta su nivel más bajo desde junio de 2017.

El reporte que indicó que May podría cancelar la votación se conoció apenas horas después de que el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) dijera en un dictamen de emergencia que Londres puede revocar su aviso formal de salida del bloque en virtud del Artículo 50 sin ninguna penalización.

El Gobierno de May asegura que el dictamen no tiene significación alguna, ya que no tiene intención de dar marcha atrás a su decisión de abandonar la UE el 29 de marzo. No obstante, los críticos de su acuerdo creen que ofrece opciones como aplazar el Brexit y renegociar los términos de la salida, o cancelarlo directamente si los británicos cambian de parecer.

"El Reino Unido es libre de revocar unilateralmente la notificación de su intención de retirarse de la UE", indicó la corte. "Tal revocación, decidida de acuerdo con sus propios requisitos constitucionales nacionales, tendría el efecto de que el Reino Unido permanezca en la UE bajo términos que no han cambiado", agregó.

Al ser preguntando por el dictamen del TJUE, Michael Gove, ministro de Medio Ambiente y el más destacado defensor del Brexit en el Gobierno británico, dijo que Reino Unido no quiere seguir siendo miembro del bloque al que se unió en 1973.

"No queremos seguir en la UE", dijo Gove a BBC radio. "Votamos de manera muy clara. 17,4 millones de personas mandaron un mensaje claro de que queremos abandonar la Unión Europea y eso implica también salir de la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Así que este caso está muy bien, pero no altera ni la votación del referendo ni la clara intención del gobierno de salir el 29 de marzo".