Austin. El presidente Donald Trump trató este domingo de garantizar a los agricultores y ganaderos estadounidenses afectados por la prolongada guerra arancelaria con China que el acuerdo comercial que firmó con Pekín conducirá a importantes compras de productos agrícolas estadounidenses.

Las declaraciones de Trump en Texas, estado que ganó en 2016 y que necesitará de nuevo en las elecciones de noviembre, tuvieron todos los rasgos de un discurso de desacierto político, con un ataque a los demócratas, que tratan de destituirlo a través de un juicio político, y el deseo de que pueda usar un sombrero de vaquero en Washington.

Trump dijo que el acuerdo comercial inicial que firmó con China este miércoles pasado sería una gran ayuda para los agricultores, a quienes agradeció por permanecer a su lado después de haber tenido que asignar dos veces rescates multimillonarios para los productores afectados por los aranceles chinos.

"Seguisteis luchando", dijo Trump. "Siempre estuvisteis conmigo. Nunca pensasteis en rendiros y lo conseguimos".

Su proceso de destitución en el Senado comenzará el martes.

"Seré impugnado por estos lunáticos de la izquierda radical. Pero está bien, porque los granjeros se mantienen con Trump", dijo.

El acuerdo comercial de Fase Uno con China tenía como objetivo reducir las tensiones después de 18 meses de una guerra arancelaria entre las dos economías más grandes del mundo que ha afectado el crecimiento global.

Este incluye la promesa de China de comprar al menos US$12.500 millones adicionales en productos agrícolas en 2020 y al menos US$19.500 millones por encima del nivel de US$24.000 millones de 2017 en 2021.

Los analistas han dicho que hay una serie de cuestiones que siguen sin resolverse. El acuerdo de Fase Uno dejará en vigor aranceles del 25% sobre US$250.000 millones de productos industriales y componentes chinos utilizados por los fabricantes estadounidenses, y los aranceles con los que China contraatacó sobre bienes estadounidenses por más de US$100.000 millones.