Londres. Reguladores de la Unión Europea empezaron a implementar planes este viernes para asegurar que billones de euros en transacciones transfronterizas de derivados no se vean interrumpidas si ocurre un Brexit "sin acuerdo".

Reino Unido y la Unión Europea respaldarían este domingo un acuerdo de divorcio que incluye un período de transición desde el Brexit el próximo marzo hasta fines de 2020, pero no está claro si hay suficiente respaldo en el Parlamento europeo para aprobarlo.

La Autoridad Europea de Mercados y Valores (ESMA, por su sigla en inglés) dijo este viernes que comenzará el proceso de "reconocer" temporalmente a casas liquidadoras en Reino Unido para que puedan seguir realizando operaciones con derivados para clientes de la Unión Europea tras el Brexit si no hubiera una transición.

LCH, un brazo de la Bolsa de Acciones de Londres, liquida más de un 90% de los swaps de tasas de interés en Europa, contratos que permiten a los bancos y empresas a protegerse contra movimientos inesperados de las tasas de interés que dañan sus negocios.

El gobernador del banco central de Francia, François Villeroy de Galhau, que ha hablado en contra de que las casas liquidadoras británicas tengan acceso a los mercados europeos sin la supervisión de la Unión Europea, afirmó este viernes que respalda una solución temporal en caso de un Brexit sin acuerdo.

"Pero obviamente esto tendría que ser una solución temporal, por un período de no más de un año o algo así", declaró en una conferencia sobre regulación en París.

El Banco de Inglaterra afirmó que se necesita con urgencia de preparativos para el caso de un Brexit sin acuerdo, pero Bruselas ha insistido por meses en que depende del sector privado actuar primero.