Bruselas. Los 27 embajadores nacionales de la Unión Europea intentarán finalizar este jueves un borrador de declaración sobre la futura relación entre el bloque y Reino Unido antes de la cumbre prevista para este domingo.

Reino Unido debe abandonar la UE el 29 de marzo de 2019, pero las partes aún deben aprobar un acuerdo de divorcio y las líneas generales de su nueva relación a futuro. Los líderes de la UE esperan sellar el acuerdo en la cumbre de este domingo.

La primera ministra británica, Theresa May, no pudo salvar todas las diferencias con la UE en las conversaciones que mantuvo este miércoles en Bruselas y dijo que volverá a Bélgica este sábado, con la esperanza de que una intervención de última hora sea suficiente para lograr el acuerdo.

El disputado territorio británico de Gibraltar es el mayor punto de conflicto, ya que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se ha mostrado intransigente antes de unas elecciones locales en la región de Andalucía.

El disputado territorio británico de Gibraltar es el mayor punto de conflicto, ya que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se ha mostrado intransigente antes de unas elecciones locales en la región de Andalucía.

Subiendo la apuesta, diplomáticos alemanes dijeron a sus pares de la UE en Bruselas que la canciller Angela Merkel no irá a la capital belga este domingo para realizar alguna negociación adicional, lo que significa que el texto debe estar listo de antemano.

Un diplomático dijo que se trata de un mensaje dirigido tanto a Reino Unido, donde los planes de May fueron muy criticados desde dentro de su Partido Conservador, como a los propios "quisquillosos" del bloque, como España o Francia, que han intentado lograr más garantías sobre el futuro acceso a las ricas aguas de pesca británicas.

Francia y otros países también han pedido mayores garantías de que Reino Unido no podrá colocar productos en el mercado único de la UE después del Brexit a precios más bajos por una rebaja de la normativa laboral o de competencia.

Por su parte, May también debe decidir una posible extensión de un periodo de transición posterior al Brexit, que según el bloque podría prolongarse como mucho hasta fines de 2022.

Reino Unido también quiere un comercio de bienes sin obstáculos después del Brexit, algo que la UE no permite sin que se cumplan sus normas sobre la libre circulación de personas y servicios.

Los embajadores de los otros 27 estados miembros de la UE debían reunirse desde las 1000 GMT en Bruselas para trabajar en el borrador de la declaración.

Esta declaración, que tiene más de 20 páginas, aún no se ha acordado ni publicado. Debe formar parte de un paquete conjunto con el acuerdo de retiro de Reino Unido, un tratado legal de casi 600 páginas, que fue publicado la semana pasada y que llevó a la dimisión de varios de ministros de May.