Brasilia. La actividad económica en Brasil subió con fuerza en enero, según una medición del Banco Central publicada el lunes, lo que indica que la mayor economía de América Latina no solo se recuperó de todo su declive relacionado con la pandemia, sino que retomó el tamaño que tenía hace más de cinco años.

El índice de actividad económica IBC-Br, un destacado indicador del Producto Interno Bruto (PIB), subió un 1,04% desestacionalizado en diciembre, más del doble del alza prevista del 0,4% en un sondeo de Reuters a economistas.

El índice desestacionalizado en enero estuvo en 140,3, por encima del 140,02 de febrero del año pasado, antes de que la pandemia del COVID-19 provocara un parón en la economía y el mayor declive anual en la actividad desde 1990.

También se trata del nivel más elevado desde mayo de 2015, según datos del banco central.

No obstante, de acuerdo con el Banco Central la mayor economía latinoamericana según la medida del índice IBC-Br sigue siendo un 5,7% más pequeña que cuando tocó su pico en diciembre de 2013, sobre una base desestacionalizada.

Pese al sólido comienzo, el panorama para este año sigue siendo incierto, mientras una mortal segunda ola de la pandemia afecta al país, el desempleo sigue alto y la ayuda gubernamental de emergencia a millones de pobres aprobada por el Congreso la semana pasada será solo una fracción de los pagos del año pasado.

El ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo la semana pasada que la economía puede crecer entre un 3% y un 3,5% este año.

El índice IBC-Br cedió un 0,46% sobre una base desestacionalizada desde enero del año pasado, señaló el banco central.