Buenos Aires. La actividad económica en Argentina acumuló en el primer semestre del año una caída de 2,6% en comparación con el 2018, y profundizó su retroceso respecto del mes previo al anotar una contracción de 0,4%, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

La contracción del sexto mes, junto con la registrada en marzo pasado, constituye una de las más fuertes reportadas en el país desde principios de año.

En la comparación interanual, la caída de junio no registró variaciones respecto al mismo mes del año pasado, destacó la entidad estatal.

Uno de los pocos sectores que alentó la actividad durante junio fue el del agro, que se incrementó 43,7%, seguido del transporte y las comunicaciones que crecieron 1,7%, hotelería y restaurantes que lo hicieron 1,6% y, en menor medida, la explotación de minas y canteras con un crecimiento de 0,9% y la enseñanza con 0,8%.

Las fuertes caídas se concentraron en el rubro de la "intermediación financiera" con una baja del 15,1%, seguido de la energía eléctrica, el gas y el agua, sector que disminuyó 10,6% al igual que la construcción con -7,9%.

El comercio y la industria manufacturera continuaron su retroceso como parte de la recesión que enfrenta el país sudamericano desde mediados del 2018.

Según analistas, la pérdida de dinamismo de la economía argentina también es consecuencia de la elevada tasa de interés que mantiene el país, considerada la más alta del mundo, que encarece el crédito y disminuye el consumo, afectando al sector productivo.