Quito. Ecuador seguirá con su plan de optimización de gasto público, fortalecerá sus reservas internacionales y aplicará cambios tributarios en los próximos tres años como parte del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, dijo este jueves el ministro de Economía, Richard Martínez.

Ecuador alcanzó un acuerdo de financiamiento por unos US$4.200 millones con el FMI, que le abrió las puertas para obtener recursos de otros organismos multilaterales por US$6.000 millones adicionales.

"Es un acuerdo inédito porque su estructura permite convergencia de voluntades de distintos organismos multilaterales (...) y apunta no sólo a resolver un problema de orden fiscal sino a reformas estructurales", agregó Martínez.

El acuerdo, que tiene que someterse a la aprobación del directorio del organismo, se denomina Servicio Ampliado (SAF) del FMI, que implica un apoyo a las políticas económicas del Gobierno ecuatoriano en los próximos tres años.

"Esto le permitirá a Ecuador en los próximos tres años que el Gobierno no requiera ir a los mercados internacionales por financiamiento", dijo el director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner. "Va haber volatilidad y en este sentido el acuerdo provee una red de seguridad y tranquilidad", recalcó.

El Gobierno colocó en enero bonos por unos US$1.000 millones, a una tasa del 10,75%, la más alta desde que retornó a los mercados de capitales en el 2014, tras declarar una moratoria en parte de su deuda.

Ecuador está implementando un plan de austeridad en las empresas estatales que implicará el despido de funcionarios y una optimización de recursos. Además, busca un operador privado para la empresa estatal de telecomunicaciones.

El ministro dijo que buscarán reformas legales para fortalecer al banco central del país y que aplicarán un proyecto de "simplificación" tributaria para mejorar la recaudación.

Martínez garantizó que "no se afectarán los servicios básicos" con el acuerdo y que las privatizaciones están prohibidas en el país.

De los US$10.200 millones obtenidos, unos US$6.700 millones son de libre disponibilidad y el resto están atados a proyectos. En este año, Ecuador recibirá un primer desembolso de US$4.600 millones, dijo Martínez.

El acuerdo con el FMI incluye un componente de gasto social, que permitirá una mayor cobertura a las asistencias económicas que entrega el Gobierno a la población más desposeída y un combate a la corrupción, según los multilaterales.

El último acuerdo que firmó Ecuador con el FMI fue en 2003.