Washington. Los esfuerzos en el Congreso de Estados Unidos para resolver las diferencias sobre el financiamiento para la seguridad fronteriza se intensificaron este viernes y continuarán el fin de semana, en momentos en que un panel de negociación busca alcanzar un acuerdo antes de este lunes, dijeron legisladores y colaboradores.

A pesar del optimismo entre los negociadores del Senado y la Cámara de Representantes, también se están preparando planes de contingencia en caso de que las discusiones fracasen.

En lugar de llevar al Departamento de Seguridad Nacional y a otras agencias federales a una segunda paralización parcial cuando sus fondos expiren el 15 de febrero, el grupo de 17 legisladores está preparando un proyecto de financiamiento temporal para mantenerlas funcionando más allá de esa fecha.

Eso daría más tiempo si fuese necesario para negociar los US$5.700 millones que el presidente Donald Trump ha exigido este año para ayudar a construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México.

La representante demócrata Nita Lowey, una de las principales negociadoras, dijo a Reuters en una breve entrevista que el panel bipartidista está "trabajando junto" y dijo que, pese a ser optimista, "probablemente tomará algo más de tiempo" que el fin de semana para alcanzar un acuerdo.

El líder de minoría de la Cámara de Representantes, el republicano Kevin McCarthy, se quejó de que si bien los demócratas "hablan de más dinero para una barrera", también intentan imponer restricciones sobre cómo se usarán los fondos.

Trump dice que el muro fronterizo es necesario para bloquear el ingreso de drogas ilegales e inmigrantes indocumentados. Los demócratas afirman que tendría un costo total de US$25.000 millones o más, y que herramientas de alta tecnología, como drones, escáneres y sensores, serían más efectivas y se podrían desplegar inmediatamente.