Lima.- El presidente de la asociación de profesionales en inversión, CFA Society Perú, Melvin Escudero, señaló que el crecimiento económico de 3,3% en julio último, significa que hay condiciones para una tendencia de mejora del PBI en el segundo semestre.

En abril de este año el Producto Bruto Interno (PBI) del Perú se expandió 0,19%, desde entonces el ritmo se incrementó en mayo (0,71%), junio (2,62%) y en julio alcanzó el 3,3%, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

“Eso significa que existe la tendencia y las condiciones para seguir mejorando las tasas de crecimiento”, declaró a la Agencia Andina.

El INEI indicó que en el resultado de julio (3,3%) incidió la recuperación de la demanda externa, especialmente de los productos no tradicionales (12,58%), principalmente los agropecuarios, químicos, pesqueros y textiles.

“Hay que destacar que en julio se está notando una recuperación ligeramente más robusta de lo prevista, y esto es una buena noticia, no esperamos un repunte de gran dinamismo como inicialmente se pensó a inicios del presente año, los acontecimientos de los dos últimos trimestres han merecido ver un escenario más moderado”, explicó Melvin Escudero.

Refirió que la ralentización del crecimiento económico es un fenómeno global, debido al conflicto comercial entre Estados Unidos y China.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) la economía mundial tras lograr una expansión de 3,6% en 2018, avanzaría en 2019 a un ritmo de 3,2% y en 2020 y 2021 a 3,4% cada año. En el caso de economías más avanzadas como Estados Unidos tras crecer 2,2% en 2018, mantendrían una tasa de expansión anual de 1,6% en 2019 y 2020.

Proyección. Por su parte, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) prevé que la economía peruana tras crecer 4% en 2018, registrará una expansión de 3% en 2019 para luego incrementarse a 4% en 2020 y 4,5% en 2021.

En ese sentido, el titular del CFA Society Perú, prevé que la expansión del PBI del país se situará entre 2,5% y 3% para este año.

“Para lograr el 3%, necesitamos que en los siguientes meses de agosto a diciembre el PBI crezca por lo menos entre 3,3% que ha sido el de julio a niveles de 4%”, subrayó Melvin Escudero.

Refirió que alcanzar una tasa de expansión de 3% anual en 2019 será positivo para reforzar la macroeconomía del país ante los mercados internacionales.

“Porque de lograr un crecimiento de 3%, hay que reconocer que el Perú se seguirá ubicando como uno de los líderes de la región, con una tasa superior al de México, Brasil, Argentina, Chile y Colombia”, dijo.

Por su parte, el Banco Central de Reserva (BCR) señaló en su último programa monetario de setiembre que los indicadores de la actividad económica primaria han mostrado un desempeño negativo en el primer semestre, y que ya empezó a revertirse desde julio.

Escudero destacó que, si bien el resultado de julio abona a mejorar la confianza empresarial, el tema político aun es un tema de preocupación en el horizonte para las inversiones en cuanto a la definición del calendario electoral.

¿Van a haber elecciones el 2020 o el 2021? Es algo que falta aclararse, es importante definir cuándo va a ser el calendario electoral para tener cierta predictibilidad en la parte institucional, las grandes inversiones directas en el país, en minería, infraestructura, y sectores como el forestal, pesquero, servicios y consumo masivo, van a tener que esperar a esa definición”, indicó.

Refirió que hay una lista de espera de 50,000 millones de dólares en proyectos de inversión en el sector minero y de otros 150,000 millones de dólares para cerrar la brecha en infraestructura.

Manufactura primaria. Por su parte, el gerente de Estudios Económicos de la Asociación Automotriz del Perú (AAP), Alberto Morisaki, también destacó el resultado del crecimiento de 3% del PBI de julio.

“Si bien es una tasa de crecimiento importante, aún nos mantenemos por debajo de nuestro nivel potencial, que es justamente el que nos permite reducir pobreza”, dijo.

Explicó que el sector primario se vio favorecido básicamente por la pesca, y fundamentalmente la anchoveta lo cual tiene un impacto positivo en la manufactura primaria.

“Vamos a ver cómo nos va agosto, por cuanto en julio el tema de adelanto de elecciones no estaba en el radar, agosto ya recogería este factor ”, dijo.

Refirió que hacia adelante la economía peruana depende de factores internos y externos, la incertidumbre política, y el conflicto comercial entre Estados Unidos y China juegan un rol fundamental.

“La confianza empresarial es clave, sin ella la inversión privada no va bien y con ello la generación de empleo y por ende el consumo”, puntualizó.