Con un escenario de elevada incertidumbre externa, provocada por el riesgo de una desaceleración económica tano en China como Estados Unidos, lo que también podría afectar el desempeño de las economías emergentes, el peso mantendría cotizaciones volátiles este año, coincidieron analistas.

La directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base, Gabriela Siller Pagaza, dijo que no se descarta que, en los primeros meses de este año, el tipo de cambio pueda enfrentar presiones al alza y muestre cotizaciones por arriba de 20 pesos por dólar.

El mercado de cambios, explicó, centrará su atención en el proceso de aprobación del T-MEC en Estados Unidos, el cual puede prolongarse varios meses.

Agregó que durante el año la tasa de interés en Estados Unidos tendrá una menor relevancia para el desempeño cambiario que en años previos.

El analista económico de CIBanco, James Salazar, comentó que bajo un escenario complicado para este año, sobre todo en el primer trimestre, el peso operaría dentro de un ambiente de movimientos volátiles, con el pronóstico de operar en un rango que fluctuaría entre 19,50 y 20,60 pesos dólar.

El Banco de México subió sus réditos a la par de la Reserva Federal (Fed) en el 2018 y al mantener el diferencial de tasas con Estados Unidos se reduce el riesgo de una salida de capitales foráneos.

La experta mencionó que es probable que la Fed frene el ritmo de incrementos a la tasa de interés, incrementándola sólo en dos ocasiones este año, de 25 puntos base cada una, lo cual ayudaría a generar menores presiones en el tipo de cambio.

Siller adelantó que, aunque, el peso podría perder terreno durante el primer trimestre del 2019, se espera una recuperación conforme avance el año, lo cual se lograría si el nuevo gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador se pega a la ortodoxia económica y no surjan iniciativas en el Congreso que eleven la percepción de riesgo

Dicho escenario le permitiría al peso regresar hacia niveles de entre 19 y 20 pesos por dólar a mitad del año, sin embargo, hacia el cierre del 2018 se espera que tipo de cambio presente presiones alcistas, debido a factores estacionales y finalice en un precio cercano a 20 pesos por billete verde.

Escenario complicado. El analista económico de CIBanco, James Salazar, comentó que bajo un escenario complicado para este año, sobre todo en el primer trimestre, el peso operaría dentro de un ambiente de movimientos volátiles, con el pronóstico de operar en un rango que fluctuaría entre 19,50 y 20,60 pesos dólar.

El analista anticipó que la moneda mexicana sería afectada por eventos tanto externos como internos, que podrían mantener a las cotizaciones por arriba de 20 pesos en los primeros tres meses, principalmente los relacionados con el tema de la pérdida de dinamismo de la economía a nivel global, la definición del Brexit y la política económica del gobierno.

Sin embargo, a partir del segundo trimestre se vería un relajamiento del tipo de cambio con amplias posibilidades de regresar las cotizaciones a nivel de 19,50 pesos, apoyadas por la política monetaria de la Fed de no subir sus tasas de interés y la percepción de menores presiones inflacionarias en la parte interna.

El especialista adelantó que en el segundo semestre, la paridad se podría presionar nuevamente, debido a que el gasto gubernamental no sería muy productivo y eso podría alertar a las calificadoras, además, de las dudas que generaría la evolución de la economía estadounidense, lo cual podría impulsarlo hasta un precio de 20.60 pesos principalmente en el último trimestre.

Se aprecia. En la primera jornada hábil del 2019, el tipo de cambio cerró en 19.5640 pesos por dólar, que frente a 19.6650 pesos del lunes significó una apreciación de 10.1 centavos o 0.51 por ciento.