Bogotá. Los aportes para jubilaciones en las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFPs) en Colombia bajaron un 12,9% en 2020 frente al año previo, debido al repunte del desempleo y a la suspensión de las contribuciones por la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, informó el lunes el gremio del sector.

La disminución de los pagos dirigidos a ahorro pensional equivalió a 3,1 billones de pesos (US$ 871 millones) en 2020, con lo que totalizaron 20,6 billones de pesos (US$ 5.787 millones) en el año, reveló la Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensiones y de Cesantía, Asofondos.

Solo alrededor de 9 millones de personas, de los cerca de 24 millones de afiliados, cotizan en el sistema general de pensiones colombiano.

El país sudamericano de 50 millones de habitantes registró el año pasado un desempleo urbano promedio de 18,2%, el más alto en términos anuales desde que se lleva registro, con algunos meses muy cerca al 25% por el cierre de empresas y la caída de los ingresos de las personas debido a una extensa cuarentena para contener la pandemia de coronavirus.

"Hay tres efectos, la caída de los ingresos en algunos trabajadores, está efectivamente el desempleo y está el tema de que en abril y mayo no se hicieron los aportes", dijo el vicepresidente técnico de Asofondos, Jorge Llanos, en una conferencia de prensa virtual.

Dentro de las medidas que adoptó el Gobierno para suavizar el impacto económico por el COVID-19 se estableció al inicio de la pandemia la suspensión durante tres meses de los aportes a pensiones que deben realizar las empresas y sus empleados, medida que posteriormente fue declarada ilegal por la Corte Constitucional.

Llano destacó que la caída en los aportes se vio compensado parcialmente con la rentabilidad que generaron las AFPs con los ahorros pensionales, cercana a un 7,9%.

En tanto, el presidente de Asofondos, Santiago Montenegro, confió en que el Gobierno presente ante el Congreso en el primer semestre la esperada reforma estructural al actual sistema de pensiones, que se considera insostenible y amenaza con estallar en los próximos años.

"Entendemos el contexto complicado que enfrenta el país y la economía, las dificultades del Gobierno por la pandemia, pero yo no descarto que haya una iniciativa de reforma pensional", dijo Montenegro.

Pero analistas ven poco probable que se tramite una ley al respecto, debido a que el Gobierno planea presentar antes una reforma fiscal destinada a conseguir más recursos a través del sistema tributario para financiar la recuperación económica, además de las dificultades que enfrentaría la impopular iniciativa en un año previo a las elecciones presidenciales y legislativas.

Dentro del presupuesto de este año, Colombia destinará alrededor de 42,4 billones de pesos (US$ 11.911 millones) para el subsidiar el pago de pensiones en el desfinanciado sistema público.