Buenos Aires. Argentina no tiene margen para mejorar la última propuesta de reestructuración de deuda que presentó esta semana a los acreedores, dijo a Reuters este miércoles el ministro de Economía, Martín Guzmán.

La nación dio a conocer el domingo lo que denominó su "última" oferta para reestructurar unos US$65.000 millones en títulos, que obtuvo el apoyo inicial de algunos acreedores y ha ayudado a impulsar los precios de los bonos soberanos en los últimos días.

"Hicimos nuestro máximo esfuerzo", dijo Guzmán a Reuters y a otro medio en una entrevista en su oficina en Buenos Aires y agregó que "claramente" no había espacio para mejorar más la oferta.

A pesar de que la oferta recibió señales de apoyo de algunos acreedores, otros grupos de inversores, que combinados tienen una importante parte de la deuda elegible para el canje, hasta ahora no han respaldado ni rechazado la propuesta.

Esos grupos incluyen a Ad Hoc, que nuclea a fondos como BlackRock y Fidelity, y que ha criticado al Gobierno después de que las negociaciones se estancaran a mediados de junio.

La última oferta del Gobierno, que mejoró las condiciones de pago y cedió terreno en los términos legales requeridos, se hizo sin haber alcanzado previamente un acuerdo con el grupo.

"Con el grupo Ad Hoc no llegamos a un acuerdo antes de que lanzáramos la oferta", dijo Guzmán, y agregó "todavía no he escuchado nada" de él.

"Suponemos que algunos acreedores podrían tomarse un tiempo para su decisión", señaló.