El Gobierno de Argentina ha decidido congelar los precios de 1.432 artículos durante tres meses para frenar la inflación, que a cierre de septiembre alcanzó un nivel del 52,5% en términos interanuales.

La operación del Ejecutivo de Alberto Fernández se produce antes de las elecciones legislativas de noviembre y la temporada navideña.

La expansión de los precios en septiembre fue del 3,5% en términos intermensuales, un punto superior a la registrada en agosto, cuando la inflación se ubicó en un nivel del 2,5%. De su lado, la variación interanual es la más alta desde febrero de 2020, cuando el índice alcanzó un valor del 52,9%.

Según el Gobierno, los precios de los productos se mantendrán fijos hasta el 7 de enero, un número mayor que los aproximadamente 900 artículos que la Administración argentina había propuesto en primera instancia a las empresas y supermercados la semana pasada, según recoge 'Bloomberg'.

La congelación de precios en supermercados es el último capítulo de las tensas relaciones entre el Ejecutivo y el sector privado, tras la fallida nacionalización de la empresa agroalimentaria Vicentin, la prohibición temporal de exportaciones de carne y la prohibición por ley de despedir a trabajadores.

El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, cargó contra los empresarios criticando que haya facciones en la cúpula empresarial "que no sean conscientes de sus privilegios y se nieguen a adoptar una actitud colaborativa y contemplativa de la difícil situación que vive hoy el pueblo argentino".

La expansión de los precios en septiembre fue un punto superior a la registrada en agosto, cuando la inflación se ubicó en un nivel intermensual del 2,5%. De su lado, la variación interanual es la más alta desde febrero de 2020, cuando el índice alcanzó un valor del 52,9%.