Según una fuente del Gobierno argentino, Argentina obtendrá la aprobación de su nuevo plan económico por parte del "staff" del Fondo Monetario Internacional (FMI) antes de presentarlo al Congreso. Esta información se divulgó mientras las dos partes renegocian la deuda de más de US$ 44.000 millones que el país latinoamericano tiene con el organismo.

Las negociaciones se desarrollan mientras la coalición gobernante se tambalea tras la contundente derrota que sufrió en los comicios de medio término del domingo, en los que el peronismo de centroizquierda perdió la mayoría en el Senado por primera vez desde 1983.

A raíz de esa derrota, el presidente Alberto Fernández anunció que enviaría un plan económico a largo plazo al Congreso a principios de diciembre, un punto clave para sellar un nuevo acuerdo con el FMI que establecería objetivos económicos para el país, que padece una larga crisis económica.

"Argentina está negociando el programa económico con el 'staff' del FMI. El Gobierno tiene la intención de presentar el programa al Congreso para su aprobación una vez que haya un acuerdo", sostuvo la fuente, que tiene conocimiento directo de las conversaciones.

Fernández había dicho que el plan económico tomará en cuenta las discusiones en curso con el FMI, pero no que el Fondo aprobaría el programa.

A raíz de esa derrota, el presidente argentino Alberto Fernández anunció que enviaría un plan económico a largo plazo al Congreso a principios de diciembre.

"Los temas pendientes incluyen la velocidad de la consolidación fiscal y la velocidad a la que se reduce el financiamiento monetario", dijo la fuente, que pidió no ser identificada debido a la sensibilidad de las negociaciones.

"El escollo es cómo financiar una senda de consolidación fiscal que no implique una política de gasto contractivo".

El presidente Fernández, cuya coalición peronista enfrenta una batalla para recuperar votantes antes de las elecciones presidenciales de 2023, prometió no aplicar un recorte del gasto público que limitaría la recuperación del país tras una larga recesión exacerbada el año pasado por la pandemia de COVID-19.

El Gobierno está en conversaciones con el FMI para renovar una deuda de más de US$ 44.000 millones pendiente tras un acuerdo fallido de préstamo en 2018 por US$ 57.000 millones con la gestión anterior. "El Gobierno espera tener el acuerdo de renovación este año", dijo la fuente.

El FMI no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

"Coalición, de acuerdo"

Un nuevo acuerdo necesitará que el FMI acepte el plan económico del país, que será debatido con los partidos de oposición en el Congreso, envalentonados por su buen desempeño en la votación legislativa del domingo.

Aunque han aparecido fisuras entre las facciones del peronismo gobernante -incluso antes de la derrota electoral-, la fuente dijo que todos están alineados en cerrar un acuerdo con el FMI: "Toda la coalición gobernante está de acuerdo con refinanciar la deuda con el FMI".

El Gobierno está tratando de concretar mejoras en la administración tributaria que pretende que aumenten sus ingresos al reducir la evasión fiscal. También está presionando para obtener más financiamiento de otros prestamistas multilaterales como el Banco Mundial.

"Con mejores ingresos generados por una mejor administración tributaria y el acceso a otros préstamos multilaterales, el Gobierno considera que estaríamos dentro de la distancia de un acuerdo de refinanciamiento con el FMI", dijo la fuente.

Con una inflación de más del 50% y plazas alternativas de dólares que florecen en medio de controles cambiarios, la especulación ha crecido en los mercados sobre una posible devaluación del peso doméstico. Eso, dijo la fuente, no está previsto.

"El Gobierno argentino entiende que ninguna de las partes quiere un salto brusco en el tipo de cambio", dijo la fuente.

La economía argentina se contrajo un 9,9% el año pasado, en plena pandemia, y el Gobierno espera que crezca más de un 9% en 2021. "Va a recuperar casi todo lo que se perdió en 2020", añadió la fuente.