Buenos Aires. Argentina pidió un “waiver” (dispensa) al Fondo Monetario Internacional con el fin de tener más tiempo para entregar algunos datos fiscales para la revisión del programa acordado el año pasado para brindar auxilio financiero al país austral, dijo este miércoles un portavoz del Ministerio de Hacienda.

El acuerdo por US$56.300 millones que selló el Gobierno del presidente Mauricio Macri con el Fondo el año pasado establece que Argentina, que atraviesa una severa crisis económica, debe satisfacer unos estrictos objetivos para sus cuentas públicas.

La solicitud de Argentina fue por una “cuestión simplemente de disponibilidad de ciertos datos” y no por algún tipo de incumplimiento en las metas acordadas con el FMI, agregó el portavoz.

El programa acordado con el FMI incluye el compromiso de reducir casi a cero el déficit presupuestario primario del país, un plan que las autoridades están llevando a la práctica por medio de impopulares recortes de gastos y alzas de impuestos.

El mes pasado, una misión técnica del FMI aprobó la tercera revisión del acuerdo con Argentina y pasó su consideración al directorio del organismo, que tenía previsto reunirse este viernes para discutirla.

La directora gerente del organismo, Christine Lagarde, ha elogiado a Macri y su equipo por la implementación del programa económico, que llevó a crecientes protestas sociales y un endurecimiento de la oposición política.