Washington. Las autoridades de la Reserva Federal mostraron un cauto optimismo sobre su capacidad de mantener estables las tasas de interés este año, mostraron las minutas de la última reunión del organismo, pese a que reconocieron nuevos riesgos causados por el brote de coronavirus.

La lectura este miércoles de la discusión de política monetaria, en la que los integrantes del banco central votaron de manera unánime mantener las tasas sin cambio en un rango de entre 1,50% y un 1,75%, también mostró que los funcionarios de la Fed se mostraron escépticos sobre cualquier gran replanteamiento del objetivo de inflación del organismo.

"Los participantes en general vieron la distribución de riesgos para el panorama de la actividad económica como algo más favorable que en la reunión previa", aseguró la Fed en las minutas del encuentro del 28 y 29 de enero. Agregó que la actual postura de política monetaria probablemente seguiría siendo apropiada "por un tiempo".

La Fed ha dejado en claro que, tras recortar las tasas de interés tres veces en 2019, planea mantenerlas estables, salvo un cambio significativo en las perspectivas económicas estadounidenses.

Las autoridades han dicho que los niveles de gasto del consumidor, menores tensiones comerciales con China y las laxas condiciones financieras respaldan su visión, pero cuánto tiempo dicha positiva evaluación puede durar ya está siendo probada por la escalada en las preocupaciones sobre el impacto económico global del brote de coronavirus que comenzó en China.