Ciudad de Panamá. Mientras el índice de precios al consumidor  (IPC) se ubicaba en menos 0,3% en la primera mitad del año, según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), al ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander, le preocupa que el déficit fiscal del Sector Público No Financiero bordea el 4% “y es quizá más alto”, por lo que el segundo semestre de 2019 será de “ajuste” del gasto.

De acuerdo con el informe del INEC, la tasa de inflación fue del menos 0,3% en el primer semestre de 2019 y la interanual se ubicó en el menos 0,5%.

Los panameños pagaron en junio pasado precios un menos 0,3% inferiores a mayo anterior, al caer 1,7% el transporte y comunicaciones, -0,9%, prendas de vestir y calzado, vivienda, agua, electricidad y gas, y recreación y cultura todos con - 0,1%.

La disminución registrada en el grupo Transporte se debió a la baja presentada en una de sus siete clases: “Combustible y lubricantes para equipo de transporte personal” con -5,9%, por la reducción en el precio del combustible para automóviles.

 El grupo Comunicaciones registró baja en sus dos clases. La mayor variación fue en la clase “Equipo telefónico” con -1,4%. La reducción observada en el grupo Prendas de vestir y calzado fue por la disminución en dos de sus cuatro clases: “Limpieza, reparación y alquiler de prendas de vestir” y “Zapatos y otros calzados” ambas con -0,2%.

El ministro de Economía, Héctor Alexander, confirmó que el déficit del Sector Público No Financiero (SPNF) está en el 3,8%, casi el doble de lo que permite la Ley, por lo que, además del anunciado endeudamiento, se aplicará la “contención del gasto”.

El recorte reflejado en la clase “Limpieza, reparación y alquiler de prendas de vestir” fue por la disminución en el precio del servicio de lavamático y lavandería, y “Zapatos y otros calzados” por la reducción en el precio de zapatillas y sandalias de niña. El grupo Vivienda, agua, electricidad y gas mostró cayó en dos de sus ocho clases. La clase con mayor variación fue “Gas” con -2,0%, por la disminución en el precio del tanque de gas de 100 libras.

Recreación y cultura presentó reducción en seis de sus dieciséis clases. La mayor variación fue en la clase “Equipo de deporte, campamentos y recreación al aire libre” con -0,8%, por la baja en el precio de equipo para deporte. 

Sin variación permanecieron los grupos Alimentos y bebidas no alcohólicas, Bebidas alcohólicas y tabaco, Muebles, artículos para el hogar y para la conservación ordinaria del hogar, Salud, y Educación. 

El alza en el IPC lo impulsaron los rubros de bienes y servicios diversos (0,2%), y Restaurantes y hoteles con (0,1%), por la escalada de precios de las comidas preparadas para llevar en una de sus dos clases: “Restaurantes, cafés y establecimientos similares”.

Al comparar el IPC Nacional Urbano de junio de 2019, con su similar del 2018, se observaron las siguientes caídas de precios: Transporte -3,6%; Comunicaciones -1,6%; Prendas de vestir y calzado -1,0%; Recreación y cultura -0,8%; Vivienda, agua, electricidad y gas -0,7%; y Muebles, artículos para el hogar y para la conservación ordinaria del hogar -0,4%. 

Los grupos que presentaron aumentos fueron: Bebidas alcohólicas y tabaco 1,9%; Salud 1,5%; Restaurantes y hoteles 1,2%; Alimentos y bebidas no alcohólicas, y Educación ambos 0,8%; y Bienes y servicios diversos 0,3%.

Durante el año 2018 la inflación en Panamá alcanzó el 0,8% una décima más que en 2017, pero para este año está calculada que alcanzará el 2%.

En tanto, el ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander, confirmó que el déficit del Sector Público No Financiero (SPNF) está en el 3,8%, casi el doble de lo que permite la Ley de Responsabilidad Social Fiscal, por lo que, además del anunciado endeudamiento por más de US$2.500 millones que gestiona la administración del presidente Laurentino Cortizo, para hacer frente a una abrumadora lista de cuentas por pagar heredada de su antecesor, se aplicará la “contención del gasto” en lo que resta del año.

Alexander no descartó que tenga que acudir a la Asamblea Nacional de Diputados para pedir una “dispensa” temporal del límite del déficit fiscal que le permite la ley y recalcó que en el primer semestre de este año “no se cumplió” con la esperada racionalización del gasto público porque ha encontrado que ni porque los ingresos estuvieron más de US$1.300 millones “por debajo” de lo presupuestado, se siguió gastando igual.

 El gobierno, no obstante, aseguró que está preparándose para pagarle a los proveedores, a la Caja de Seguro Social, el sector agropecuario, los intereses preferenciales a los bancos, para revitalizar la economía.

El déficit obliga a buscar US$1.339 millones adicionales y hacer “un ajuste bastante importante” este año y determinar el total de las obligaciones por pagar a diciembre de 2018 “por antigüedad” y poner esas cuentas al día y pagarlas de manera ordenada.

Solo el sector construcción calcula que las cuentas por pagar que les adeuda el gobierno bordean los US$1.500 millones.