Buenos Aires. La balanza de pagos del gobierno de Argentina cerró con un déficit de US$7.591 millones durante el tercer trimestre del 2018, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).   

La cifra divulgada por el INDEC refleja una caída del déficit de cuenta corriente respecto al mismo período del año 2017, cuando se ubicó en US$8.266 millones, todo lo cual representa una diferencia de al menos US$650 millones.   

En el informe trimestral, el ente oficial también reveló que las reservas internacionales de Argentina reportaron una merma de US$12.287 millones hasta el mes de septiembre.

En tanto, el stock de deuda externa bruta total, que suma la deuda pública y privada, alcanzó los US$254.890 millones considerando los títulos de deuda a valor nominal, lo cual representa más de 6.000 millones menos respecto al segundo trimestre del 2018.

"Esta reducción se explica principalmente por el efecto tipo de cambio que redujo el valor en dólares de la deuda emitida en pesos, pese a las emisiones netas de deuda", explicó el INDEC.

"Esta reducción se explica principalmente por el efecto tipo de cambio que redujo el valor en dólares de la deuda emitida en pesos, pese a las emisiones netas de deuda", explicó el INDEC.

Considerando los títulos de deuda a valor de mercado, la deuda externa se ubica en US$235.629 millones, agregó la entidad.

Durante el 2018, Argentina experimentó una fuerte volatilidad cambiaria, sumada a una intensa sequía los primeros meses del año, todo lo cual llevó al pronóstico de caída del Producto Bruto Interno (PBI) del 2,4%.

El desarme de posiciones en moneda local, motivada por factores externos e internos, generó una abrupta suba del dólar que cotizaba a 18,74 pesos por unidad al comenzar el año y pasó a valer 39,05 pesos por unidad el 20 de diciembre, en un contexto de inflación, con un acumulado de 43,9% entre enero y noviembre.

Para el 2019, las autoridades del gobierno argentino prevén una recuperación parcial de la economía, mismo año en que se prevé alcanzar la plena convergencia fiscal.