Río de Janeiro. El Banco Central de Brasil aseguró que la economía del país sigue mostrando señales de recuperación gradual en todas las regiones del país.

En su boletín trimestral, el Banco Central aseguró que "regionalmente, se observa un ritmo más sustentado de crecimiento de la economía en todas las regiones, reflejando una mayor diseminación de las tasas de expansión de las distintas actividades económicas y del mercado de trabajo".

En la región norte, el informe destaca que "la evolución reciente de la economía del norte fue beneficiada, en el trimestre finalizado en noviembre, por el aumento de las ventas minoristas, por la continuidad de la recuperación de servicios y por la producción agrícola récord".

Sobre la región noreste, la más pobre, el Banco Central comentó que sigue en ritmo de expansión menor en comparación con el resto de regiones.

"Este desempeño ocurre en un escenario de recuperación gradual del mercado de trabajo, con generación de puestos formales, en especial, en el sector de servicios y en la construcción civil. Adicionalmente, hubo una recuperación de la industria al margen, tras cuatro trimestres de retracción, destacando la fabricación de derivados del petróleo, vestuarios y accesorios", según el texto.

En la región centro-oeste, el Banco Central apuntó que "la actividad económica mejoró en el trimestre finalizado en noviembre, tras un crecimiento en el trimestre anterior impulsado por la cosecha récord y sus desdoblamientos en las actividades relacionadas a la cadena productiva del agronegocio".

Sobre el sureste, la parte más rica de Brasil y motor económico del país, resaltó una aceleración de la actividad económica recientemente.

"La economía de la región fue estimulada por la retomada consistente de la producción industrial y del sector de servicios, mientras que los mercados de trabajo y del crédito continuaron en expansión gradual".

Por último, el boletín destacó que "la actividad económica en el sur del país mantuvo el proceso de recuperación gradual al final de 2019, reflejando, en parte, resultados positivos en el sector de comercio y servicios cuyos efectos se sobrepusieron a los de la disminución en la producción fabril y de la apropiación de la cosecha menos favorable en las cosechas de invierno".

La recuperación gradual de la economía brasileña debe traducirse en un mayor crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) este año. El resultado de 2019, que se conocerá en marzo, debe ser cercano al 1 por ciento, según el mercado financiero, mientras que la previsión para 2020 es de una expansión del 2,23%.